Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Alfonso Vallejo estrena en el Español 'Orquídeas y panteras'

Hoy se estrena en el teatro Español de Madrid la obra de Alfonso Vallejo Orquídeas y panteras, en un montaje que al viejo aficionado le traerá recuerdos del Teatro Estable Castellano -el TEC-, porque reúne a nombres como William Layton en la dirección, José Carlos Plaza como ayudante, Miguel Narros a cargo de la escenografía y vestuario y Mariano Díaz en la música. José Bódalo, Muntsa Alcañiz, Magüi Mira, Francisco Vidal, Antonio Canal, Paco Ferrer, Fernando de Juan y Jaime Muela son sus intérpretes.

Vallejo, que fue galardonado en 1977 con el premio Lope de Vega por El desguace, ha preferido que se estrene Orquídeas y panteras en lugar de la obra premiada, ya que ésta, escrita hace más de 10 años, era coyuntural, relacionada con Nixon y el caso Watergate."Orquídeas y panteras la acabé de escribir hace año y medio. Es una obra que tiene los ingredientes de una tragedia, pero no en el sentido clásico, sino de los conflictos, los desgarros, los dramatismos que definen mi forma de ver lo que puede ser trágico. Se desarrolla en el seno de una familia, y lo que sucede tiene que ver con el amor, la lujuria, la venganza, el poder...". A Vallejo le interesan los problemas que afectan al hombre en la actualidad y cree que el teatro debe reflejarlos.

Vitalidad

"Ahora el hombre se enfrenta a un problema completamente nuevo en la historia de la humanidad: debe dirimir si quiere seguir existiendo o desaparecer". Por eso la historia de Orquídeas y panteras es la de una destrucción, la de una familia, y por eso los supervivientes -en este caso dos hermanas- se preguntan al final si hubieran podido evitarlo.Alfonso Vallejo, que tiene 40 años, ha escrito una veintena de obras en 10 años. "El teatro, escribir, es una parte de mi aventura en la tierra, y sé que mientras escriba estaré vivo". Que le estrenen le importa menos: en realidad, aparte de esta obra, sólo le han montado -también Layton- Cero transparente, que posteriormente Luis de Pablo adaptaría para su ópera Kiu. Las otras aventuras de Vallejo son su trabajo de médico, -es neurocirujano- y su interés por todo lo que está vivo. "En realidad, mi profesión me lleva a maravillarme por el cuerpo, y el teatro es el fruto de mi interés por el alma. La verdad es que me cuesta eI entender cómo los grandes escritores no han estudiado medicina; por lo menos cómo no se han hecho con un manual de antropología médica para tener una idea del hombre en su totalidad".

Layton confiesa que Vallejo le impresionó desde que en 1974 leyó por primera vez una obra suya. "Creo que conozco en profundidad su obra teatral. Sus temas apuntan directamente al meollo de nuestra realidad actual, al gran debate de nuestros tiempos...".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 25 de mayo de 1984