Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Entrevista:

Fritj Capra: "La concepción mecanicista de Descartes y Newton tiene hoy efectos destructores"

Fritj Capra, nacido en Viena, profesor de Física Teórica en la Universidad de Berkeley, California, es discípulo de Werner Heisenberg, y entre sus obras más importantes cabe citar Wendezeit, que es actualmente uno de los mayores éxitos de ventas en la República Federal de Alemania, y La rueda cósmica. Según Capra, en las mentes domina la misma concepción del mundo desde hace 300 años.DER SPIEGEL

Pregunta. El pesimismo político de Orwell domina la imagen de nuestra época. Por el contrario, usted, en el año de Orwell, con su best seller Tiempo de cambio, se ha hecho portavoz del optimismo político.

Respuesta. No; el optimista Capra cree que el pesimista Orwell ha hecho profecías tan sombrías como exactas sobre la destrucción de la cultura política de Occidente, cuando los hombres en su pensamiento científico, su actividad política y en su vida privada siguen haciendo lo mismo que hasta ahora.

P. ¿Qué llama usted hasta ahora?

R. Continuar haciendo como en los últimos 300 años. Desde aquella época domina nuestras mentes una concepción del mundo cuya fuerza inspiradora se ha agostado, pero que tiene efectos destructores. ( ... ) La anticuada, pero aún dominante, concepción del mundo procede del pensamiento mecanicista de la ciencia del siglo XVII. Hablando claro: la filosofía de René Descartes y la risica de Isaac Newton. Podemos denominarla la imagen del mundo cartesiano-newtoniana. Parte de los conceptos básicos: sostiene la estricta separación,de espíritu y materia, y concibe a la naturaleza y a los hombres como máquinas. Pero la filosofía de Descartes y la fisica de Newton no son de ninguna forma encarnaciones del demonio. Por el contrario: durante siglos han prestado grandes servicios, han hecho posible el desarrollo de la industria y acelerado los milagros de la técnica, y fueron el argumento básico de la Ilustración contra el dogmatismo de la Iglesia; una atrevida, osada reacción racional al exagerado temor del alma a Dios.

P. ¿Puede usted ofrecernos un ejemplo de esa catastrófica visión del mundo?

R. Un ejemplo decisivo es la destrucción del medio ambiente natural, el sadismo con que habla Bacon de la naturaleza. Bacon habla de la naturaleza como una esclava sobre la que los hombres deben lanzarse a una cacería hasta que ceda sus secretos. Ésta es la retórica de la Santa Inquisición. ( ... ) Y cuando contemplo el actual saqueo de la naturaleza, pienso que la política y la ciencia moderna no han hecho otra cosa que seguir las recomendaciones de Bacon.

P. Detrás de la destrucción del medio ambiente se esconden poderosos intereses, de los que usted no se ocupa en su libro.

'La imagen cartesiana'

R. Debe usted saber que hay un capítulo titulado Las sombras del crecimiento, que mi editor americano quería suprimir porque precisamente se refiere a ciertos intereses. En ese capítulo me ocupo de la industria de armamentos, de la industria farmacéutica, de los negocios agrícolas. En Estados Unidos hay una máxima que dice: "Lo que es bueno para la General Motors es bueno para Estados Unidos". Esta máxima se refiere también a otras grandes empresas, y he tratado en mi libro de demostrar que esta actitud debe achacarse a la imagen cartesiana del mundo.

P. Señor Capra, a preguntas claras, respuestas claras: ¿cómo se llega desde René Descartes, nacido en 1596, al desempleo del año 1984?

R. La conexión no es tan fácil de establecer. De Descartes al paro se debe pasar por la racionalización. Entonces, la racionalización es una actividad de empresarios con el objetivo de lograr la mayor eficiencia.

P. Y grandes beneficios.

R. La eficiencia es un criterio cuantitativo del cálculo, sin consideración a la calidad del hombre: los hombres son sustituidos por las máquinas. ( ... )

P. ¿Cree usted en la inmortalidad del alma?

R. Creo que entre los hombres existe una conciencia colectiva. Por otra parte, yo creo que nuestra vida no es otra cosa que la autoorganización de un sistema dinámico. A esta dinámica la llamamos espíritu. Con la decadencia del sistema hombre desaparece también ese espíritu. Sin embargo, yo creo que después de la muerte de un hombre su conciencia individual subsiste en una conciencia colectiva. ( ... ) Entre nosotros, los hombres, el alma espiritual y lo corporal son inseparables y están estrechamente unidos.

P. En su libro aparece repetido el concepto de totalidad como hilo de oro que unifica todas sus páginas.

R. Para aclarar este concepto debemos analizar los problemas actuales y futuros de nuestro tiempo, la conciencia ecológica. Yo empleo la palabra ecología de forma diferente a como se usa en Alemania y en Estados Unidos. ( ... ) Por ejemplo, yo entiendo como ecología profunda la íntima conexión y la recíproca dependencia de todos los fenómenos del universo. Esto es lo que yo llamo totalidad.

P. Se dice que su libro ofrece una imagen de la sociedad que no es el resultado de la observación de los hombres reales, sino una transposición, a nuestro mundo vivo de los conocimientos de las ciencias físicas y naturales. ( ... )

R. Estoy de acuerdo. Yo soy un discípulo del físico atómico alemán Werner Heisenberg, que con su descubrimiento del principio de indeterminación ha revolucionado la física. ( ... ) La inteligencia de la naturaleza ha cambiado radicalmente desde Descartes y Newton. Lo nuevo es: en física atómica no podemos hablar más de la naturaleza como una materia inerte. Cuando describimos sucesos de la naturaleza hablamos siempre de nosotros como observadores. El descubrimiento de esta acción recíproca permanente entre objeto y sujeto es nuevo y revolucionario.

P. Usted define a los hombres como Descartes, según el modelo de la teoría de los sistemas. Según esta teoría, el hombre es una unidad de espíritu y cuerpo, pero el espíritu es sólo una parte de ese sistema biológico.

R. Sí; los hombres son sistemas vivos. Las familias son sistemas vivientes. Un ecosistema vivo.

P. ¿No es casual que su libro ofrezca una imagen completa y cerrada del mundo como no existía desde finales de la Edad Media?

R. No quiero reconstruir el orden medieval, sino un sistema dinámico que se apoye en complejas estructuras. Sí, es exacto: yo veo a los hombres situados en la totalidad del mundo; yo defiendo y propago la comunión con el cosmos. ( ... ) Este cambio de conciencia que yo defiendo y propugno no es una revolución, sino una transformación interior que se debe realizar en cada individuo y en el cuadro de la sociedad en su conjunto. Esta, transformación está en marcha y se puede llevar a cabo sin violencia.

'Cambios de conciencia'

P. ¿Dónde se manifiesta en el mundo esa nueva conciencia?

R. En los numerosos movimientos de emancipación: en el de las mujeres, por ejemplo, y en los pacifistas y los ecologistas. Estos movimientos revelan cambios radicales de la conciencia. ( ... )

P. Son románticos y neopanteístas, y por simpáticos que sean no alumbran una nueva sociedad.

R. No todos los ecologistas son románticos. Encuentro que se está formando un nuevo pensamiento a través de contactos, relaciones, acciones colectivas, y se llegará a formular una común visión ecológica. Este proceso se puede verificar objetivamente. Esta nueva futura conciencia necesita para describirse conceptos desconocidos para Occidente. Las palabras femenino y masculino tienen una significación demasiado sexual. Pero el símbolo chino Jing-Jang personifica la unidad mujer-hombre de una manera muy sabia; la vieja cultura china se basaba en la igualdad de sus principios.

P. Pero usted nunca ha estado en China. Su imagen del mundo, basada en el Jing-Jang, es de segunda mano.

R. No. Esto se me ha revelado en mi primer libro, La rueda cósmica.

P. ¿Podemos leer algunos pasajes para llegar a una mejor comprensión?

R. Sí, por favor.

"Una tarde a finales del verano estaba sentado frente al mar y vi llegar las olas y sentí el ritmo de mi respiración, como si de repente tuviese conciencia de que mi cuerpo era parte de una gigantesca danza cósmica".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 8 de mayo de 1984

Más información

  • Entrevista con el físico atómico autor del éxito de venta 'Tiempo de cambio'