Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Miembros del patronato del MEAC razonan su postura sobre el museo

El patronato del Museo Español de Arte Contemporáneo decidió el lunes, tras una larga reunión extraordinaria, suspender sus funciones hasta el 30 de mayo. Si para entonces la Dirección General de Bellas Artes no hubiera definido "con precisión las funciones y cometidos de este patronato" y redactado "el reglamento por el que deben regirse sus actuaciones", todos los miembros del patronato se considerarán dimitidos (véase la segunda edición de EL PAIS de ayer).En esa misma, reunión, los patronos Víctor Nieto, catedrático de Historia del Arte de la Universidad Nacional a Distancia, y Simón Marchán, catedrático de Estética y Composición de la Escuela Técnica Superior de Arquitectura de Valladolid, se ratificaron en su decisión de dimitir. Álvaro Delgado, patrono en representación de la Academia de San Fernando, anunció a los miembros de dicho organismo que su dimisión está pendiente de su encuentro con el director de la Academia para proponerle su decisión al respecto. "Yo no estoy aquí por ser padrino del director del museo, Álvaro Martínez Novillo, sino por pertenecer a la Academia", declaró Delgado. "Es una coincidencia que me ha originado una situación muy incómoda. Me han empezado a llamar el padrino y esto me crea una especie de conciencia mafiosa napolitana".

El patronato ha exigido también a Bellas Artes que considere si su actual composición resulta idónea para los fines que se le encomienden, prestándose, sin embargo, a crear entre ellos una comisión que auxilie a la Administración, "dada la negativa experiencia acumulada en el periodo transcurrido". Algunos de los miembros del patronato son designados en función de sus cargos. Según varios patronos, se discutió este punto por considerar que quizá fuera más idóneo que el patronato estuviera constituido por expertos en arte con mayor capacidad de criterio para la compra de obras o la política de exposiciones. Estas funciones serían recogidas por el reglamento a elaborar.

El hecho de que el patronato no hubiera sido informado de la adquisición de obras de arte por valor de 280 millones de pesetas -la más importante de su historia- y de la anómala realización del desfile de modas de Galerías Preciados del pasado día 15 de marzo en su sala de exposición permanente es lo que ha provocado el malestar y esta dura reacción del patronato.

El escultor Pablo Serrano, patrono del MEAC, hizo un llamamiento a la distensión. Aunque censuró el hecho de que el patronato no fuera consultado en la adquisición de obras de arte, Serrano cree que "no se han hecho las reflexiones necesarias acerca de las condiciones de premura que coincidieron en la compra de las obras, con el peligro de que los 280 millones de pesetas se perdieran y volvieran a las arcas del tesoro. Por otra parte, ha quedado bien patente la buena voluntad del ministro de Cultura habiendo destinado esos remanentes del presupuesto a la adquisición de obras de arte"... "Veo, además, que no se ha tenido en cuenta la situación desairada en que se encontrarían los artistas cuyas obras fueron adquiridas, ante una dimisión de los responsables del patronato".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 11 de abril de 1984