Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Pekín acusa a Vietnam de violar su territorio

El Gobierno chino desmintió ayer haber penetrado en territorio vietnamita y acusó a las fuerzas de Hanoi de haber efectuado una incursión en territorio chino, asegurando que 23 soldados vietnamitas resultaron muertos o heridos. Por su parte, el Gobierno vietnamita declaró ayer haber rechazado, tras 24 horas de combates, el ataque terrestre lanzado el viernes por China en la zona norte del país, a 150 kilómetros de Hanoi.

Según la agencia Nueva China, tres soldados vietnamitas resultaron muertos y otros tres lograron huir tras un enfrentamiento armado con guardias fronterizos chinos, que detectaron la presencia de un grupo que intentaba colocar minas en la provincia de Yunnan. Al parecer, a este tiroteo siguió una serie de bombardeos vietnamitas, a los que China respondió con otros ataques, que destruyeron cuatro trincheras enemigas y causaron la muerte de al menos 20 soldados vietnamitas.Un portavoz del Ministerio de Asuntos Exteriores vietnamita desmintió ayer de nuevo la información de que soldados vietnamitas hayan sido capturados en territorio tailandés en el curso de la última ofensiva lanzada por Hanoi contra la guerrilla camboyana de los jemeres rojos, apoyada por Pekín, que lucha contra el Gobierno provietnamita de Kampuchea en la frontera camboyano-tailandesa. Hanoi considera que esta información "forma parte de un montaje tailandés sobre una supuesta agresión vietnamita contra Tailandia".

El diario Nan Dan, órgano del partido comunista vietnamita, calificó ayer como una "grave aventura militar" el envío de unidades de infantería chinas el viernes a Vietnam, que tienen como fin "fortalecer el espíritu de los vestigios del Pol Pot", que gobernó Kampuchea durante cuatro años (1975-1979) hasta la invasión efectuada por las fuerzas de Hanoi y la implantación de un Gobierno provietnamita.

Fuentes diplomáticas en Pekín consideran que la actuación de China responde a un intento de presionar a Vietnam ante la pérdida de posiciones por parte de la guerrilla de los jemeres rojos. Según estas fuentes, con estas acciones China no pretende repetir la ofensiva punitiva efectuada contra Hanoi en 1979, que no sería oportuna de cara a la próxima visita de Ronald Reagan, a Pekín

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 9 de abril de 1984

Más información

  • Hanoi afirma haber rechazado un ataque terrestre en el norte