Tribuna:Un sector saneado en medio de la crisisTribuna
i

La liberalización inexistente

La liberalización del sistema financiero ha sido poco menos que un engaño, en opinión del presidente de la patronal bancaria, quien señala que cuantas más veces se ha utilizado esta palabra más han crecido los depósitos cautivos de la banca y cajas de ahorro. No parece que le falte razón al observar la evolución de los coeficientes legales desde que en 1977 el entonces vicepresidente económico, Enrique Fuentes Quintana, anunciara su deseo de liberalizar el sistema financiero mediante la creación de nuevos instrumentos y de una reducción de los recursos cautivos.La evolución del gasto público para hacer frente a la crisis, exigiendo cantidades crecientes de ingresos por vía impositiva y mediante un incremento sustancial de la cifra de déficit público a financiar con ahorro interno, ha hecho que los coeficientes destinados a estos conceptos vieran aumentada su participación sobre el total de recursos captados por la banca.

Más información

En este sentido, se ha pasado de una situación en mayo de 1977, en que de cada 100 pesetas que la banca captaba tenía que destinar 30 a cubrir coeficientes, a otra en la que se rozan las 50 pesetas por cada 100. Los coeficientes monetarios, que en 1977 representaban el 5,50% del total del pasivo computable, van a ser ahora, una vez que se formalíce la nueva regulación del coeficiente de inversión, el equivalente al 31,50% del total del pasivo, cuya base, por otra parte, ha si do ampliada mediante la introducción de los nuevos instrumentos financieros, que se habían creado justo para eludir la obligación legal de cubrir coeficientes.

El presidente de la patronal bancaria, en su intervención ante la asamblea anual de la organización, señaló que este crecimiento de los coeficientes tiene mucho que ver con la reducción del beneficio obtenido por las instituciones bancarias en relación con el total de activos de los bancos.

Lo cierto es que se ha producido en estos años un aumento de la intervención del Estado sobre el ahorro nacional, mediante la elevación de los coeficientes. A cambio, la Administración ha solventado, con mayor o menor fortuna, la crisis de medio centenar de bancos, adelantando fondos por una importante cuantía para su reflotamiento, con el compromiso de que la banca privada pagará sus cuotas al Fondo de Garantía de Depósitos.

Al tiempo, el Gobierno ha modificado la estructura de los coeficientes y, sobre todo, ha elevado su rentabilidad media, acercándose a la del mercado, en especial en la retribución de los certificados de regulación monetaria, pagarés del Tesoro y parte retribuida del nuevo coeficiente de caja. Por lo que se sabe, el nuevo coeficiente de inversión tratará también con mayor libertad los tipos de los activos computables. Una parte creciente de los ingresos financieros de los bancos procede de la remuneración de estos coeficientes.

* Este artículo apareció en la edición impresa del sábado, 31 de marzo de 1984.

Archivado En:

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50