Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
SANIDAD

El médico Joaquín Amat ha pedido en Suiza el registro de su producto 'anticancerígeno'

El médico zaragozano Joaquín Amat, que aplica en Alicante un tratamiento de invención propia contra el cáncer, asegura que la fórmula de su medicamento, Amatrisán, está pendiente de reconocimiento por las autoridades sanitarias suizas. Amat, que para suministrar su tratamiento se acoge al concepto de "fórmula magistral preparada por un farmacéutico" contenido en la legislación española, ha sido denunciado por los familiares del fallecido doctor Blanco Cordero, con quien trabajó, por presunta apropiación indebida de la patente concedida a la fórmula de este último.

Joaquín Amat está colegiado en Zaragoza, Castellón y, desde hace poco, en Alicante. Antes de establecerse en Alicante, ha sido promotor de varios negocios en su ciudad natal, entre ellos un establecimiento naturista, una tienda de compra venta y un local de fotocopias.El doctor Blanco Cordero, fallecido hace dos años, fue conocido como inventor de un supuesto remedio contra el cáncer que le lanzó a una fama polémica, y por el que obtuvo una fortuna que algunas fuentes médicas calculan como "pequeño capital". Joaquín Amat afirma que su descubrimiento no es el mismo que el de Blanco. 65 enfermos de cáncer reciben desde hace mes y medio en la clínica privada Velázquez, de la playa de San Juan, en Alicante, un tratamiento con Amatrisán. Todos los pacientes han sido desahuciados con anterioridad en diversos centros sanitarios, y su unanimidad sobre la mejoría experimentada con el preparado del doctor Amat es total. El pasado martes, las autoridades sanitarias prohibieron la incorporacíón de nuevos pacientes al tratamiento, que se administra a razón de una inyección diaria.

El caso de la clínica Velázquez, de Alicante, saltó a la luz por iniciativa del Colegio Oficial de Médicos de esta provincia, que informó al gobernador civil, Octavio Cabezas, de la peregrinación de enfermos que se estaba produciendo a la clínica de la Playa de San Juan. La postura de la Administración fue, en un principio, confusa. El pasado día 7 prohibió el tratamiento, medida que decidió levantar dos días más tarde.

Plazo de 10 días

Razones de "tipo humanitario" decidieron al Ministerio de Sanidad a conceder un plazo de 10 días al doctor Amat, a partir del pasado día 20, para que complete la documentación precisa ante la Dirección General de Farmacia, donde el médico había solicitado desde hace meses el permiso oportuno para ensayos clínicos. Al expediente sólo le falta la fórmula exacta del producto Amatrisán, que, según el propio interesado, está pendiente de quedar registrado en Suiza.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 24 de marzo de 1984