Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los españoles evalúan la importancia del mercado

El embajador de España en México, Emilio Casinello, reunió el jueves en la sede diplomática a varios periodistas, con motivo de la presencia española en el 22º Congreso de la Unión Internacional de Editores, y la 5ª Feria Internacional del Libro.El director general del Libro, Jaime Salinas, habló de la importancia de las relaciones entre España y América Latina, y el presidente de la Federación de Gremios de Editores, Francisco Pérez González, señaló que este congreso fue fundamental porque desde ahora nuestra área idiomática quedará definitivamente incorporada y considerada dentro de la Unión Internacional de Editores. Ésta acaba de aceptar la lengua española como uno de los idiomas oficiales de la unión, junto con el inglés, francés, alemán y japonés.

Preguntado acerca de la importancia que eventos de este tipo tenían para los editores españoles, Pérez González manifestó que mucha, porque las empresas españolas están buscando todas una nueva forma de relación con América Latina. Respecto a la deuda no pagada que este continente tiene con España, Federico Ibáñez Soler, presidente de los editores de Madrid, y Andrés Teixedor de Ventós, de los de Cataluña, dijeron ser muy optimistas y que se estaban realizando gestiones muy satisfactorias en este sentido. "Nuestros colegas mexicanos, venezolanos y argentinos son los más interesados en que esta situación se resuelva cuanto antes".

Todos coincidieron en que en los últimos meses la situación es mejor, pero el flujo de libros todavía no es claro. "No hay prácticamente restricciones a la compra, pero los importadores están atemorizados de tomar nuevos compromisos en dólares".

El director del INLE, Rafael Martínez Alés, evaluó la deuda global en 45.000 millones de pesetas, de las cuales una cuarta parte pertenece a México. Indicó que Argentina ya había comenzado a pagar la deuda vencida, y que tenían esperanzas de que los acuerdos de pago con México comenzarían a incrementarse rápidamente.

Comentó también que el mercado interno español estaba creciendo, lo que era muy satisfactorio. Se le preguntó si ese crecimiento notable del mercado interior hacía suponer que cuando España recuperara lo perdido en América Latina y volviera a las cifras de exportación tradicionales, el sector en general registraría un crecimiento nuevo y significativo, a lo que respondió que sí.

En el stand colectivo de España en la feria del libro, se exhibe una muestra representativa del aporte español a Latinoamérica.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 17 de marzo de 1984