Elecciones autonómicas en el País Vasco

Gaikoetxea, vencedor de las elecciones, rechaza un posible pacto sugerido por los socialistas para formar un Gobierno de coalición

Carlos Garaikoetxea rechazó un posible pacto, sugerido por los dirigentes del PSE-PSOE para formar un gobierno de coalición en Euskadi, a pesar de que los resultados de las elecciones celebradas ayer en el País Vasco no han dado al PNV la mayoría absoluta en el Parlamento autónomo necesaria para gobernar. Tanto Txiki Benegas como Ricardo Garcia Damborenea, máximos dirigentes del PSE-PSOE, se mostraron partidarios de un gobierno de coalición, opinión en la que también coincidieron dirigentes del PSOE en Madrid. En contra de la tajante negativa de Garaikoetxea, Xabier Arzallus, presidente del Consejo Nacional del PNV, no descartó un posible gobierno de coalición.

Más información

El Partido Nacionalista Vasco obtuvo la victoria, aunque no por mayoría absoluta, en las elecciones para el Parlamento autónomo de Euskadi celebradas ayer. Junto a la victoria del PNV, el dato más importante es el gran ascenso del Partido Socialista de Euskadi (PSE-PSOE) con respecto a los comicios de 1980, los primeros que se realizaron en el País Vasco tras la aprobación de su Estatuto de Autonomía. Proporcionalmente, es significativo también el descenso de Herri Batasuna. Portavoces de todos los partidos coincidieron en la necesidad de establecer pactos para gobernar, pero el lendakari Garaikoetxea, en sus primeras declaraciones, dio a entender que no es partidario de un Gobierno de coalición, sino más bien de pactos limitados. La alta participación electoral (68,45%), pese al mal tiempo, es otra nota sobresaliente de la jornada.En una conferencia de prensa celebrada en la noche de ayer en la sede del Ejecutivo autónomo, Garaikoetxea señaló que "hay partidos que funcionan por el mundo en condiciones más precarias que la que se encuentra frente a sí el PNV con la actual composición parlamentaria". Sin embargo, no descartó posibles pactos entre el PNV y otras fuerzas políticas vascas para lograr la aprobación de algunas leyes en el Parlamento. "Realmente, las fuerzas presentes en el Parlamento son bien contradictorias entre sí, ante la resolución de cualquier problema o la aprobación de proyectos de leyes que podamos conseguir", dijo para explicar su intención de hablar con todos los partidos políticos que han conseguido una representación mayoritaria en los comicios electorales, antes de que quede constituido el Parlamento vasco.Cuando un periodista le preguntó su opinión sobre un comentario que, al parecer, había pronunciado un cargo intermedio del PNV, al referise al PSOE -"los españoles han perdido un hombre pero han ganado muchos votos"-, Garaikoetxea la calificó de "expresión poco feliz". Tras insitir en que para él "no hay más que un pueblo y una comunidad y, por lo tanto, me niego una y mil veces a admitir esa dicotomía", criticó la expresión "desenfadada" que hacía referencia, indudablemente, al asesinato del senador socialista Enrique Casas. En opinión del lendakari ahora en funciones, esa expresión no reflejaba el respeto que requería "un momento tan trágico como el que hemos vivido".

Coalición necesaria

Por último Garaikoetxea se mostró satisfecho por las llamadas de felicitación que había recibido, entre las que figuraba la del rey Juan Carlos, el presidente del Gobierno, Felipe González, y el de la Generalitat de Cataluña, Jordi Pujol.

Para los dirigentes del PSE-PSOE, el gobierno de coalición es necesario, y en ese sentido se expresaron ayer García Damborenea, secretario provincial del PSE de Vizcaya, y Benegas, secretario general del PSE-PSOE. El primero se refirió al hecho de que el PNV no haya obtenido la mayoría absoluta y dijo: "Ello obligará a la existencia de mayorías estables. Si el PNV se empeña en gobernar solo se va a equivocar nuevamente". Benegas, por su parte, habló de la necesidad de que el PNV forme un gobierno de coalición y comentó: "No sé con quién lo hará, pero no debería olvidar la existencia de un PSOE en Euskadi, el único partido que ha avanzado en unas elecciones autonómicas en las que el PNV siempre obtiene ventajas sobre el resto".

El delegado del Gobierno en el País Vasco, Ramón Jáuregui, afirmó que el PNV y el PSOE tienen la responsabilidad de ofrecer al País Vasco una mayoría estable, y precisó que si el PNV llega a un pacto electoral con otra fuerza distinta al PSE-PSOE ello no beneficiaría al País Vasco.

En Madrid, el vicepresidente del Gobierno, Alfonso Guerra, también insinuó la conveniencia de formar un gobierno de coalición, mientras el ministro del Interior, José Barrionuevo, fue algo más explícito: "Estos resultados invitan al acuerdo y a marchar hacia adelante en forma conjunta", dijo el ministro. Igualmente, el ministro de Trabajo, Joaquín Almunia, comentó que "no parece que haya nadie capaz de gobernar en mayoría absoluta, lo cual era uno de los temas que se dilucidaban en estas elecciones".

Por parte de AP, tanto el secretario general de partido, Jorge Verstryrige, como Rogelio Baón, portavoz de la formación, se refirieron a la misma cuestión, y Florencio Aróstegui, dirigente de AP en Vizcaya, puso de relieve la necesidad de que el PNV cuente con el apoyo de otras fuerzas políticas para formar gobierno.

El secretario general de EE, Juan María Bandrés, también se mostró partidario de formar un gobierno de coalición. Su compañero de partido Xavier Olaverri comentó que el PNY y AP llegarán a un acuerdo para formar el gobierno de coalición, pero Florencio Aróstegui calificó de "impensable" esa posibilidad.

Arzallus lo piensa

Frente a la negativa de Garaikoetxea al gobierno de coalición, el presidente del PNV, Xabier Arzallus, no se expresó de manera tan contundente respecto a esa posibilidad. Dijo textualmente: "La mayoría suficiente para gobernar no es la mayoría absoluta. Por ello, me parece prematuro el pronóstico de que vamos a necesitar una coalición. Si la hay, será estrictamente desde nuestra óptica de la conveniencia del país, y no de la conveniencia de partido. Tenemos ópticas muy diferentes sobre la estructuración del País Vasco: la violencia, la crisis económica y el paro. De la síntesis que resulte después de efectuar un estudio detallado de las ópticas de los demás partidos, es de donde saldrá esa posibilidad de coalición para gobernar".

"Tal vez Coalición Popular esté dispuesta a colaborar, y también Euskadiko Ezkerra puede estar dispuesta, y también el PSOE. Tal vez nosotros estemos dispuestos a colaborar también con alguno de ellos, o con ninguno, eso depende. Es una cuestión de consideración posterior. Nosotros no tenemos ningún esquema propio, de colaboración con nadie, en este momento", afirmó Arzallus.

* Este artículo apareció en la edición impresa del domingo, 26 de febrero de 1984.

Archivado En:

Te puede interesar

EmagisterCursos Recomendados

Lo más visto en...

Top 50