Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Elecciones autonómicas en el País Vasco

Los partidos que han obtenido escaños, satisfechos con sus resultados

Los partidos que han obtenido representación en el Parlamento autónomo vasco han manifestado su satisfacción por los resultados alcanzados en las elecciones de ayer. Portavoces de estas fuerzas políticas han criticado, sin embargo, los análisis de los datos electorales que han efectuado sus oponentes en los comicios.

Uno de los aspectos más significativos de los resultados de las elecciones de ayer para la mayor parte de los partidos políticos es que el peso electoral de Herri Batasuna se mantiene. Esta circunstancia era valorada como "trágica" por el socialista Ricardo García Damborenea. El presidente del PNV, Xabier Arzallus, comentó, a este respecto, que "parece claro que HB cuenta con un electorado estabilizado. Es una opción que actúa como el puchero, que recoge todos los cabreos de los más diversos sectores sociales".Los candidatos electos del PSOE, Euskadiko Ezkerra y Coalición Popular, destacaron como "lo más positivo" de los resultados de las elecciones autonómicas celebradas ayer, el hecho de que el PNV no obtenga ni la mayoría absoluta ni la práctica -contando con la anunciada ausencia de HB- en el Parlamento vasco, y tenga que recurrir a una coalición o a apoyos de otras fuerzas para poder gobernar.

Los dirigentes del PNV no podían ocultar ayer un cierto malestar al conocer los resultados, según los cuales el partido precisará de apoyos parlamentarios para poder gobernar. Marcos Vizcaya declaraba que, por encima de este dato, quería destacar, "el triunfo importantísimo del PNV, que nuevamente ha subido en votos, hasta llegar al 40% del censo electoral". Marcos Vizcaya dijo también que los asesinatos de Casas y del refugiado vasco Eugenio Gutiérrez han influido decisivamente en los resultados, "porque todas las encuestas daban entre 35 y 38 escaños al partido nacionalista, e incluso la de EL PAIS nos daba 39".

El alcalde de Bilbao, el peneuvista José Luis Robles, consideraba como el dato más significativo de estos resultados el hecho de que, en contraste con lo que suele ocurrir en otros países democráticos, el partido del Gobierno no sólo no sufre desgaste, sino que acrecienta su crédito entre la población. El consejero de Interior del Gobierno Vasco, Luis María Retolaza, señaló que "los últimos asesinatos han influido en la forma de votar" y se mostró satisfecho, "porque, al fin y al cabo, los votos del PNV siguen subiendo, aunque no tendrán reflejo en el número de escaños debido a la ley d'Hondt.

El senador peneuvista Joseba Azcárraga remarcó la circunstancia de que la suma de fuerzas nacionalistas que concurrían a la consulta de ayer han resultado superiores al resto, por lo que "el nacionalismo ha ganado estas elecciones".

Esfuerzo de cuatro años

El secretario general del Partido Socialista de Euskadi-PSOE, Txiki Benegas, cabeza de lista de su partido por Álava, calificó los re sultados como "el triunfo de una línea absolutamente clara y de un esfuerzo de actuación de cuatro años". Benegas, eufórico, dijo que "se ha demostrado que se abren paso nuestros planteamientos po líticos en la Comunidad Autóno ma". El primer dirigente del PSE-PSOE eludió la pregunta de si el asesinato del senador Enrique Casas había podido influir a la hora de votar: "No quiero mezclarlo, porque es muy difícil saberlo, pero, de todas maneras, los sondeos previos al asesinato nos indicaban que podíamos obtener esto resultados".También desde el mismo partido, el delegado del Gobierno central en el País Vasco, Ramón Jáuregui, señaló tres líneas de análisis: "la pérdida -de la mayoría absoluta por parte del PNV, el bajón importante de Herri Batasuna y el hecho de que el PSOE haya tenido el incremento de votos más importante de todos los grupos en relación a las elecciones de 1980".

Txomin Ziluaga, dirigente de Herri Batasuna, hizo hincapié en el hecho de que HB mantiene, en líneas generales, su peso electoral en Euskadi "y ello", señaló, "pese a que hemos asistido a la campaña más antidemocrática que ha vivido Euskadi desde 1977, con cinco muertos de la izquierda abertzale, con la Guardia Civil y Policía reventándonos los mítines y con el boicoteo abierto de los medios de comunicación". Ziluaga mantuvo que los resultados de las elecciones autonómicas "arrojan un triunfo político de la coalición HB, ya que hemos subido miles de votos con respecto a la última confrontación electoral de mayo de 1983".

El cabeza de lista de la Coalición Popular por Vizcaya, Florencio Aróstegui, comentó que los resultados "tienen aspecto de triunfo, porque hemos mejorado y nos hemos consolidado, porque superamos a Euskadiko Ezkerra y nos acercamos de manera importante a Herri Batasuna. Nosotros vamos creciendo, mientras que el PSOE va descendiendo", con respecto a los votos obtenidos en las pasadas elecciones municipales.

Jaime Mayor Oreja, primer candidato de Coalición -Popular por Guipúzcoa, tuvo, en primer lugar, "un emocionado recuerdo para Enrique Casas y un agradecimiento por todo lo que ha sido capaz de dar para la paz de este pueblo" y se felicitó porque "el Parlamento Vasco refleje la pluralidad de la sociedad vasca, lo que hace necesario que se cuente con todas las otras fuerzas políticas".

Para Juan María Bandrés, presidente de Euskadiko Ezkerra, "hay que cambiar no tanto el Gobierno vasco como la política que está haciendo. Tiene que producirse con estos resultados una inflexión. Por fin entramos en Euskadi en un momento interesante. Al igual que Roberto Lertxundi, Bandrés consideró "muy positivo" el retroceso de Herri Batasuna con respecto a las elecciones autonómicas de 1980. Al referirse al resultado obtenido por el partido en esta consulta, lo calificaron de "modesto" y señalaron que ello no permite dar saltos de alegría "pese a que avanzamos un poco con respecto a las elecciones municipales".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 27 de febrero de 1984