Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Mayoría relativa del PNV y espectacular aumento socialista en las elecciones

El lendakari Garaikoetxea tendrá dificultades para formar un Gobierno monocolor en el País Vasco después de que en las elecciones autonómicas celebradas ayer su partido, el PNV, obtuviera sólo la mayoría relativa de los escaños. La espectacular subida de los socialistas, la, alta participación electoral (68,45%), en un clima de total normalidad, y el descenso porcentual de Herri Batasuna son, junto a la victoria del PNV, las notas más destacadas de los comicios, en los que se elegían los 75 miembros del Parlamento autonómico. De acuerdo con los resultados provisionales, una vez escrutado el 100% de los votos emitidos, el PNV obtiene, pese a crecer casi tres puntos respecto a las autonómicas de 1980, 32 escaños, alejado de los 38 necesarios para la mayoría absoluta. Garaikoetxea rechazó anoche las sugerencias de dirigentes de otros partidos para formar Gobierno de coalición, por lo que se verá forzado a establecer pactos legislativos concretos.

El PSE-PSOE obtiene 19 escaños y pasa del 14,14% de 1980 al 23,30%. HB, que desciende del 16,49% al 14,61%, obtiene 11 escaños, de los que la mitad corresponden a la provincia de Guipúzcoa, la única en la que la coalición mantiene su voto. Con estos resultados tampoco la ausencia de HB del Parlamento permitiría al PNV disponer de la mayoría absoluta de la Cámara.El PNV, que mejoró ligeramente sus posiciones, es, junto al PSE PSOE, la única formación que experimenta un ascenso. Los socialistas pasan de 9 escaños a 19, mientras Herri Batasuna desciende en votos y mantiene el número de escaños. El PNV pasa de 25 a 32 escaños. El Parlamento vasco tendrá ahora 75 miembros, frente a los 60 establecidos anteriormente, cinco más para cada provincia.

El principal incremento del PSE-PSOE se registra en Álava, donde, del 13,8% de votos obtenido en 1980, pasa al 25,26%, con lo que a los socialistas les corresponden siete escaños. En Vizcaya sube del 14,3% al 23,16% y obtiene otros siete escaños. En Guipúzcoa, el ascenso es más modesto, aunque también importante, pues pasa del 13,6% al 22,13%, y obtiene seis escaños.

Herri Batasuna pasa del 16,49% en 1980 al 14,61 %. La mitad de sus escaños los obtiene en Guipúzcoa, donde el porcentaje de votos obtenido por la coalición sube al 18,80%, frente al 17,4% de 1980. Sin embargo, en Álava sólo obtiene el 10,86% de los votos, frente al 13,9% en 1980. En Vizcaya consigue el 12,96% de votos, frente al 16,2% en las anteriores elecciones autonómicas.

El PNV pasa del 37,96% al 41,70%. Por provincias obtiene su mejor resaltado en Vizcaya, donde pasa del 39,5% al 43,94% y logra 12 escaños, aunque la subida más fuerte seda en Alava, donde pasa del 29,8%, al 35,77%, seguido de Guipúzcoa, donde incrementa su porcentaje del 36,9% al 40,96%.

Coalición Popular (CP) y Euskadiko Ezkerra descienden con respecto a las elecciones de 1980. La coalición obtiene el 9,39% -y siete escaños-, lo que supone una pérdida considerable para la derecha y elcentro de implantación estatal, ya que en 1980 los votos sumados de UCD y AP alcanzaron el 13,23% de los votos emitidos, con ocho escaños en total. CP obtiene su mayor porcentaje en Álava, con el 16,35% y cuatro escaflos. En Guipúzcoa logra el porcentaje más bajo, con un 6,78%.

Euskadiko Ezkerra baja del 9,76% al 3,02%, pasando de tener ocho escaños a seis. El descenso más fuerte: se registra en Guipúzcoa, donde pasa del 13,3% al 8,91%, obteniendo dos escaños, en lugar de los tres que tenía. En esta ocasión se ha presentado a los comicios la formación Auzolan, escisión de EE, que obtiene el 1% de los votos, aunque ningún escaño en el Parlamento Vasco. El Partido Comunista de Euskadi (PCE-EPK) sufre la pérdida electoral más fuerte de todos los partidos, ya que pasa del 4,01% al 1,40%, es decir, que ha obtenido menos de la tercera parte de votos que en 1980. Pierde el único escaño que tenía.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 27 de febrero de 1984

Más información

  • Alta participación (68,45%) en las segundas votaciones autonómicas