Termina la huelga de hambre en la catedral de Sevilla

Los jornaleros que permanecían en huelga de hambre en la catedral de Sevilla abandonaron su actitud a mediodía de ayer, tras recibir la visita del secretario general de Comisiones Obreras, Marcelino Camacho, quien se entrevistó a continuación con el arzobispo Amigo Vallejo. A partir del lunes, los 200 encerrados en el templo sevillano dejarán la reclusión y organizarán marchas a pie por las ocho provincias andaluzas, en protesta por el subsidio de desempleo en el campo y en reivindicación de la llamada reforma agraria integral.La lucha promovida por CC OO del Campo desde principios de año contra el sistema sustitutivo del empleo comunitario parece entrar en nueva fase.

Por lo pronto, los huelguistas de hambre de la catedral de Sevilla depusieron su actitud tras recibir la visita de Marcelino Camacho, secretario general de esta central sindical, quien les aseguró que "los que violan la Constitución son los que niegan el deber y el derecho al trabajo", si bien advirtió sobre la necesidad de ser conscientes "de que los resultados de estas luchas no se ven hasta el final del proceso".

Los demás recluidos en la catedral, hasta un total de 200, han decidido ya abandonar la reclusión a partir del lunes, sin haber conseguido satisfacer su petición de que les recibiese el ministro de Trabajo y Seguridad Social, Joaquín Almunia, y tras un proceso de movilizaciones que ha provocado una treintena de procesamientos.

De todos modos, CC OO del Campo pretende cambiar de táctica y, de hecho, el mismo lunes se organizarán marchas a pie por las distintas provincias andaluzas siempre con las mismas reivindicaciones.

Entrevista de Camacho

Antes de salir de la catedral, Camacho quiso entrevistarse con el arzobispo sevillano, Carlos Amigo Vallejo, a quien agradeció el apoyo y cobijo prestado a los parados que el 23 de enero iniciaron el encierro.El prelado, por su parte, reiteró que la preocupación de la Iglesia no se centraba en las incomodidades originadas por los recluidos, sino en la grave situación social que el caso ponía de manifiesto. "Cualquier problema de los hombres interesa a quienes creemos en Dios", dijo Carlos Amigo.

El líder de CC OO del Campo, Juan Antonio Romero, recordó por su parte la lucha de Cristo y Bartolomé de las Casas contra la injusticia.

Por otra parte, unos 50 de los encerrados, llevando las mantas con que se abrigan en el templo, marcharon hasta la sede de la delegación del Gobierno en Andalucía, manifestando a su titular la protesta por las últimas detenciones ocurridas en la provincia de Huelva. Entre los detenidos se encontraba Diego Valdera, alcalde comunista de la localidad de Bollullos del Condado. El pasado miércoles, unos 3.000 jornaleros se manifestaron por las calles de Huelva solicitando la libertad de los detenidos.

Por lo que se refiere al Sindicato de Obreros del Campo (SOC), un grupo de afiliados volvió a ocupar ayer la finca Ledesma, perteneciente al holding Rumasa, situada en el término municipal de Sanlúcar de Barrameda, en la provincia de Cádiz.

* Este artículo apareció en la edición impresa del viernes, 10 de febrero de 1984.

Archivado En:

Te puede interesar

EmagisterFORMACIÓN CON DESCUENTO

Lo más visto en...

Top 50