Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Amador Schüller, elegido en segunda votación nuevo rector de la Universidad Complutense

El profesor Amador Schüller Pérez, catedrático de Patología Médica y vicedecano de la facultad de Medicina, fue elegido ayer rector de la Universidad Complutense de Madrid con la mayoría absoluta de los votos del claustro constituyente. En la elección, que requirió una segunda vuelta, el profesor Schüller obtuvo 536 de los 976 votos emitidos, frente a los 357 de su oponente en esta nueva votación, el profesor de la facultad de Ciencias de la Información Alberto Gil Novales.

MÁS INFORMACIÓN

Los resultados de la primera votación también fueron considerablemente favorables a la candidatura de Amador Schüller, quien obtuvo 407 votos, seguido de Alberto Gil Novales con 226, Antonio Fernández-Rañada con 147, Manuel López Cachero con 83, José Manuel Pérez Prendes con 79, Pedro Orive Riva con 23 y Juan Antonio Arias Bonet con 12.Con arreglo a las normas electorales establecidas por el propio claustro en su sesión constituyente, el presidente provisional y rector saliente, el profesor Francisco Bustelo, convocó a los claustrales para una segunda votación, al no haber obtenido ninguno de los candidatos la mayoría absoluta en la primera.

Como si de una noche de elecciones generales se tratase, la proclamación de los resultados favorables a la candidatura del profesor Schüller fue recibida con los calurosos aplausos de sus partidarios, que arrojaban sobre sus cabezas una lluvia de confeti y de serpentinas y entre los fogonazos de las cámaras de los fotógrafos. En un primer momento, y un tanto paradójicamente, un grupo de claustrales contrarios a la candidatura del rector electo, agrupados en un extremo de la sala, vitorearon insistentemente al vencedor coreando rítmicamente su nombre. Era como si la elección del profesor Schüller se hubiese producido por aclamación.

Pero si el saludo a la romana con que este sector de claustrales acompañaba sus gritos no evidenciaba suficientemente la intención descalificadora de los mismos, las voces que menudearon después no dejaban ningún lugar a dudas: "Dictadura, no; Gil Novales, sí"; "totus tuus" y "fuera fascistas de la universidad", son algunas de las frases coreadas por este grupo y contrarrestadas con los aplausos de los partidarios del nuevo rector y algún que otro irónico "demócratas" como respuesta.

En una conferencia de prensa posterior, el profesor Schüller respondería indirectamente a estas calificaciones de signo político señalando que para él "el progresismo en la universidad es amar la ciencia", al tiempo que rechazaba la politización en las aulas. "Si en alguna universidad de las naciones más importantes del mundo ha habido política de partidos, ésta ha acabado desapareciendo", dijo también el profesor Schüller, quien se definió a sí mismo como radicalmente independiente, y anunció su propósito de trabajar en pro de la universidad sin obedecer a ningún partido o grupo sindical.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 10 de febrero de 1984

Más información

  • El resultado fue acogido con gritos descalificadores por un grupo de claustrales