Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Gobierno regional asumirá los centros especiales para 9.000 menores marginados

La Comunidad de Madrid asumirá, dentro de un plazo de unos tres meses, la plenitud de competencia en la gestión de los numerosos centros asistenciales de menores protegidos residentes en la región, competencia todavía dispersa. Actualmente se atiende en Madrid a una población de más de 9.000 menores marginados. La nueva denominación de estos centros será, probablemente, la de Centros de Educación de Menores Protegidos, "y perderán el carácter residual de hospicios", según Manuel de la Rocha, consejero de Educación y Juventud.La comisión mixta de transferencias ha aprobado el traspaso a la Comunidad de Madrid de los centros especiales de menores marginados. La competencia de estos centros y de esta actividad asistencial será asumida por la Comunidad de Madrid aproximadamente dentro de tres meses. Desde su constitución, la Comunidad de Madrid gestiona la ciudad escolar y el colegio de San Fernando, dependientes de la anterior Diputación Provincial, con cabida para 3.173 alumnos, 1.244 en régimen de internado.

Los centros que serán transferidos a la comunidad son 12 hogares escuelas del Instituto Nacional de Asistencia Social (INAS), donde se atiende a 2.345 menores marginados; 22 guarderías del mismo instituto; un número indeterminado de guarderías del Ministerio de Cultura, y 12 colegios de la Junta Provincial del Centro de Protección de Menores, en los que residen 1.036 internos. Otros 5.750 niños y niñas reciben atención educativa, con carácter protegido.

Los centros que se transfieran pasarán a ser competencia de la Consejería de Educación y Juventud, de la Comunidad de Madrid. Las becas y ayudas, sin embargo, se integrarán en las competencias de la Consejería de Salud y Bienestar Social. A raíz de la aprobación del proyecto de ley de Servicios Sociales, en diciembre pasado, por el Consejo de Gobierno de la comunidad, se prevé una red única asistencial.

El consejero de Educación y Juventud de Madrid, Manuel de la Rocha, ha declarado que el futuro carácter de estos centros será educativo y pedagógico. "Los internados, hasta ahora meramente asistenciales, en su mayoría, perderán su carácter residual de hospicios", añadió De la Rocha.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 6 de febrero de 1984