Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

20.000 filipinos piden la renuncia de Marcos y homenajean al asesinado Benigno Aquino

Una multitud estimada en 20.000 personas, que pedía la renuncia del presidente filipino, Ferdinand Marcos, marchó ayer hacia el aeropuerto de Manila, donde el dirigente opositor, Benigno Aquino, fue asesinado el 21 de agosto del pasado año.

Centenares de policías y un millar de soldados protegían el aeropuerto e impedían la entrada en el mismo de los manifestantes, que protestaban contra el reciente referéndum constitucional y rendían homenaje a la memoria de Benigno Aquino, muerto a tiros a los pocos segundos de su llegada a Manila, tras tres años de exilio voluntario en Estados Unidos.Sólo los miembros de la familia Aquino fueron autorizados a entrar en la pista del aeropuerto. La marcha se inició el pasado 26 de enero en Concepción, la ciudad natal de Aquino, situada en la provincia de Tarlac, al norte del país. Los manifestantes, conducidos por Butz Aquino, el hermano más joven del senador asesinado, fueron ya detenidos en varias ocasiones por el Ejército y los antidisturbios.

-La policía detuvo la marcha cuando ésta se encontraba a las puertas de Manila, lo que obligó a sus integrantes a acampar junto a una iglesia durante dos días.

Las autoridades, finalmente, concedieron su autorización y los partidarios de Aquino entraron en la capital filipina, en la que decenas de miles de personas les acogieron y vitorearon por las calles y desde las ventanas de oficinas comerciales, en una masiva demostración de apoyo. Entre las personas que se unieron a la marcha en su fase final se encontraba Saturnina Galman. Las Fuerzas Armadas filipinas aseguran que su hijo Rolando, descrito como un pistolero a sueldo y comunista, asesinó a Benigno Aquino, si bien los partidos de la oposición rechazan rotundamente esta afirmación. A pesar de la creación oficial de una comisión investigadora del asesinato, las autoridades filipinas no han conseguido eliminar las fuertes sospechas de que en el asesinato del senador Benigno Aquino -considerado como el principal rival político del presidente Ferdinand Marcos- existieron implicaciones de las más altas instancias del régimen.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 6 de febrero de 1984