Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Busca y captura del jefe del Frente de la Juventud, que no comparecio en el juicio contra la banda 'ultra' que dirigía

José de las Heras Hurtado, abogado de 40 años, presidente del Frente de la Juventud y ex dirigente de Fuerza Nueva, no compareció ayer al juicio seguido en la Audiencia Nacional contra él y otros tres ultraderechistas, acusados, entre otros atentados, de la colocación de una bomba en un bar del barrio de Malasaña de Madrid, en el que resultó muerta Salomé Alonso y sufrieron heridas otras nueve personas, por lo que el juicio fue suspendido. De las Heras es considerado por la acusación como el cerebro de la banda de ultras que se responsabilizó de dos asesinatos y de varios atentados con muertos. El presidente del tribunal ordenó su búsqueda y captura e ingreso en prisión, y volvió a señalar el juicio para el próximo lunes, día 23.

La Audiencia Nacional retrasó la vista más de una hora, debido a que los procesados que se encuentran en prisión, Ramiro Alejandro Rodríguez Borlado y Rafael Gómez Alvarez, que ya fueron condenados a 30 años de reclusión cada uno, en febrero de 1983, por la bomba contra EL PAIS, no habían sido trasladados a la sala antiterrorista de la citada Audiencia. Sin embargo, una vez que los presos fueron conducidos a presencia del Tribunal, la vista hubo de suspenderse a petición de las acusaciones al no haber comparecido De las Heras, uno de los dos procesados que se encontraban en libertad provisional.El defensor del ultraderechista huido, Luciano Marbán Pavón, que también fue defensor de Fernández Palacios en el caso Atocha, manifestó desconocer el paradero del abogado, aunque otro de los letrados defensores informó a este periódico de que tenía noticias de que De las Heras no tenía intención de comparecer al juicio y había decidido huir fuera de España. Cristina Almeida, abogada de la acusación particular, afirmó haber visto al fugado el pasado viernes en Magistratura del Trabajo, y otro letrado, en la confluencia de las calles Ortega y Gasset y General Díaz Porlier, en Madrid.

Cerebro del grupo

El fiscal solicitaba para José de las Heras una pena de seis años de prisión como autor de un delito de coloboración con bandas armadas, pues desde 1978 hasta mayo de 1981 puso en contacto a los miembros de la banda con un tercero, ya fallecido, que les facilitó explosivos, que fueron utilizados en hechos delictivos.La acusación particular considera que el fugado era el auténtico organizador y jefe de los ultraderechistas procesados y pedía para él penas que totalizaban 163 años de prisión por varios delitos de asesinato 3, estragos. La defensa solicitaba la absolución de De las Heras, pues, aunque reconocía que había pedido unos explosivos a un amigo propietario de una cantera, señalaba que eran para volar una roca existente en la finca de otro amigo, como, según él, así se hizo. A su entender, esto no constituía delito.

De las Heras fue detenido por primera vez el 26 de julio de 1981, junto con Leocadio Jiménez Caravaca (implicado en la matanza de Atocha), Rafael Gómez Álvarez, Ramiro Alejandro Rodríguez-B orlado, Tomás Antón Torregrosa (fallecido), Joaquín López Martínez, Pedro de Haro Pavón y José Luis Sáez Alonso. La, banda estaba integrada también por Pedro Bel Fernández, Íñigo Aragonés Sampedro (ambos huidos ) y Jesús Javier Blanco García, que ya estaba en prisión cuando fue desarticulada la banda.

Dos meses en prisión

El entonces presidente del Frente de la Juventud (grupo violento y radical, escindido de Fuerza Nueva) fue puesto en libertad a los 10 días, tras abonar una fianza de 400.000 pesetas.En la fase de calificación, el fiscal pidió seis años de prisión para De las Heras, pero la acusación privada, al tiempo que pidió 163 años, solicitó la revocación de la libertad provisional, en base a la elevada petición y habida cuenta de que en el proceso dos personas se encontraban huidas. El tribunal accedió a la petición, y el 17 de junio de 1983 volvió a ingresar en prisión.

El 5 de julio de ese año, De las Heras volvió a solicitar la libertad provisional alegando que había muerto una de sus hijas y que no tenía intención de fugarse. El 25 de agosto se le concedió nuevamente la libertad bajo fianza de un millón de pesetas, aunque sólo depositó 600.000 pesetas, ya que anteriormente había satisfecho el resto.

El grupo de De las Heras está acusado de los asesinatos de Carlos Javier Idígoras Navarrete y del mendigo Luis Arribas Santamaría, de las bombas enviadas al Club de Amigos de la Unesco, Asociación Pro Derechos Humanos, sede de CNT, plaza de Olavide durante las fiestas de 1981 y otros ocho atentados con bombas perpetrados en librerías.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 17 de enero de 1984

Más información

  • Se trata de José de las Heras Hurtado, instigador de varios asesinatos y atentados con explosivos