Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
CARTAS AL DIRECTOR

La España negra y 'Don Carlos

Leo en EL PAIS de fecha 3 de enero que el Patrimonio Nacional ha negado su autorización para representar en el Patio de los Reyes de El Escorial la ópera Don Carlos, de Verdi.Merece una reflexión semejante negativa. Se desestima porque el libreto "revive la trama de la España negra". Además parece aducirse, para apoyar la negativa, que el tratamiento que en la obra se da de los personajes del príncipe Carlos y Felipe II "carece de rigor histórico".

La sarta de insensateces es realmente colosal. Negar la posibilidad de un acontecimiento artístico-cultural aduciendo semejantes razones rebasa la más elemental racionalidad. Nunca creí que el chovinismo de determinadas gentes llegara tan lejos. "Revive la trama de la España negra": la frase es digna de mejor censor de la más carismática de las dictaduras. Paradójicamente, estamos acostumbrados a ver cómo todos los veranos numerosos monumentos nacionales abren sus puertas para llevar a cabo representaciones seudoteatrales y megalómanas de evocaciones históricas donde la falta de rigor alcanza cotas insospechables, eso sí, con unos guiones repugnantes desde el punto de vista literario y en ningún caso avalados musicalmente por Giuseppe Verdi (aprovecho para señalar que el libreto de Don Carlos, aunque basado en un texto suyo, no es de Schiller, sino de los franceses Joseph Méry y Camille du Locle; posteriormente fue vertido al italiano por Achille de Lanziéres y Angelo Zanardini).

Me pregunto cómo hace ya algunos años se le permitió al director Herbert von Karajan visitar El Escorial, cuando se sabía positivamente que buscaba inspiración para el montaje de esta misma obra en el Festival de Salzburgo y promover así aún más la "trama de la España negra", y además, allende nuestras fronteras. Para lo que tampoco parece haber pegas es para primar ciertas representaciones lírico-zarzueleras en las que se muestra una "realidad histórica española" plenamente falseada y repleta de odiosos tópicos.

Para concluir, no me resta sino mencionar el sarcasmo que aparece en el dictamen elaborado por el Consejo del Patrimonio Nacional cuando hace alusión a la "gran valía artística de la ópera de Verdi y el poema de Schiller". Cuando existía la Inquisición, al menos se omitían semejantes apreciaciones. /

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 17 de enero de 1984