Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Víctimas de la tragedia aérea de Avianca

Rosa Sabater, una pianista fiel a sus orígenes barceloneses

Se hace difícil escribir un comentario sobre Rosa Sabater cuando de golpe llega la noticia de su posible muerte en el accidente de aviación ocurrido cerca de Barajas.Quizás porque Rosa Sabater era indiscutiblemente una de nuestras mejores pianistas, porque ahora, desde que desarrollaba su labor pedagógica en Friburgo (Alemania) su arte había ganado en profundidad humana y se había situado entre los valores más prestigiosos del pianismo universal, nuestra tristeza es más sentida porque también Rosa Sabater en sus interpretaciones exaltó la belleza de la música y su espíritu mágico en las obras de Mompou, Mozart, Granados, Montsalvatge, Brahms, etcétera. Barcelona, que la aplaudió el pasado biete de octubre en una brillante versión del tercer concierto para piano de Beethoven, ignorando que era ya la.última vez que la escuchaba, vivirá ahora momentos de tristeza y desolación. Porque Rosa Sabater fue incuestionablemente una de nuestras pianistas que, nacida en el seno de una familia de músicos -su padre fue director de orquesta- se formó en la escuela del maestro Frank Marshall -discípulo de Granados- y en su carrera de concertista, desarrollada en todo el mundo, nunca dejó de recalar con cierta frecuencia en nuestras salas de concierto.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 28 de noviembre de 1983