Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
EXTREMADURA

Parece descartada la amenaza de rotura en el embalse de Peña del Águila, en Badajoz

La amenaza de una catástrofe sobre Badajoz, provocada por la posible rotura de la presa de Peña del Águila, parece definitivamente descartada al no haberse cumplido la previsión meteorológica que anunciaba precipitaciones rápidas de 50 a 60 litros por metro cuadrado en la madrugada del domingo. El Gobierno Civil de Badajoz, por si ocurría tal eventualidad, ordenó evacuar los poblados próximos al embalse, permaneciendo desde entonces la zona en situación de alerta con todos los efectivos de las Fuerzas de Seguridad del Estado y asociaciones particulares dispuestas a intervenir en caso de necesidad.

Todos los temores apuntaban hacia la posibilidad de que la antigua presa de Peña del Águila, que abastece a la capital, no pudiera resistir el empuje de los ocho millones de metros cúbicos ya acumulados, más las precipitaciones anunciadas.En la madrugada del domingo, el agua rozaba los límites del muro de contención: El mayor peligro se cernía sobre la margen derecha del Guadiana y los poblados de Valdeboto y Las Moreras. Protección Civil procedió a su desalojo, no sin resistencia de sus habitantes, que no querían abandonar sus hogares, al no creer que la presa pudiera reventar. Varias personas quedaron aisladas, por lo que hubieron de habilitarse. barcas de pesca para rescatarlos.

El río Guadiana a su paso por Badajoz creció cerca de cuatro metros y medio, y se desbordaron sus afluentes Zapatón y Gévora, lo que ocasionó un corte en la carretera Cáceres-Badajoz.

Fue un técnico del Ayuntamiento de Badajoz quien en la tarde del sábado adelantó la posibilidad de que la vieja presa no resistiese el empuje de las aguas, pero en la mañana de ayer domingo se comprobó que la consistencia era mayor de lo esperado. Los aliviaderos funcionaron perfectamente y el nivel del agua embalsada descendió dos metros. Por otro lado, de la tromba de 60 litros por metro cuadrado anunciados apenas habían caído cuatro hasta las seis de la tarde del domingo.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 21 de noviembre de 1983