Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Lertxundi asegura que no hubo gritos de "Gora ETA" durante la marcha de Bilbao

El dirigente de Euskadiko Ezkerra (IEE) Roberto Lertxundi, que fue lesionado en la cabeza en una de las cargas policiales que siguieron a la disolución de la manifestación, acusó ayer al gobernador civil de Vizcaya, Julián San Cristóbal, de haber reprimido el derecho democrático y de cuestionar la línea política del Gobierno. Confirmando otros testimonios recogidos por este periódico, Roberto Lertxundi afirmó que ni él ni sus compañeros de partido habían escuchado gritos de "Gora ETA" durante la manifestación."Herri Batasuna", añadió el dirigente de EE, "no capitalizaba ni la cuarta parte de la multitud; es más, creo que el conjunto de la manifestaciún tenía un sentido precisamente contrario a todo tipó de violencia y militarismo, incluyendo, claro está, el que practica ETA". Roberto Lertxundi sostiene que la represión'de la manifestación había sido calculada al milímetro. "La policía no ha avisado antes de cargar, a pesar de que entre los manifestantes había también niños y ancianos. La actuación de la policía ha sido una reacción franquista hacia un pueblo que cree en la democracia, una reacción al hecho de manifestarse contra la OTAN".

Según testigos presenciales, la agresión de que fue víctima el dirigente de EE se produjo en el momento en que éste intentaba proteger a Juan Infante, parlamentario vasco de su mismo partido, que estaba siendo apaleado en el suelo por un grupo de policías. Mandos de la Policía Nacional negaron estos hechos y afirmaron que Juan Infante había sufrido un resbalón y que Roberto Lertxundi intentó agredir a los policías.

Juan Infante, que al igual que Roberto Lertxundi ha presentado una denuncia ante el juzgado responsabilizando al gobernador civil de sus lesiones, manifestó a EL PAIS que fue apaleado después de reprochar a varios policías el hecho de estar golpeando a una mujer. Más de 50 personas, según los organizadores de la manifestación, han presentado denuncias ante el Juzgado por la actuación de la Policía nacional.

Algunos policías justificaron su actuación con aseveraciones de tipo jurídico, llegando a afirmar con rotundidad que el eslogan "Menos policías, más diversión", coreado por parte de los manifestantes, era claramente anticonstitucional.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 21 de noviembre de 1983