McFarlane advierte a Siria que EE UU no tolerará ataques contra sus aviones en Líbano

El consejero de Seguridad Nacional del presidente Ronald Reagan, Robert McFarlane, advirtió ayer a Siria que EE UU no tolerará los ataques continuados por parte de tiradores sirios contra los aviones norteamericanos que sobrevuelan Líbano. Los F-14 Toincat estadounidenses patrullaron ininterrumpidamente la capital el domingo, jornada en la que la artillería antigubernamental rusa bombardeó, por primera vez desde la entrada en vigor del alto el fuego del 26 de septiembre, el sector cristiano de Beirut.Interrogado sobre la posibilidad de que EE UU responda a los ataques sirios contra aviones estadounidenses, McFarlane dijo que "ni en Siria ni en ninguna parte del mundo puede establecerse el precedente de que los ciudadanos o las fuerzas norteamericanos puedan ser atacados impunemente". McFarlane se expresó así en una entrevista televisiva realizada desde Corea del Sur, donde se encontraba acompañando al presidente Ronald Reagan.

McFarlane evitó amenazar a Siria con una respuesta militar, pero citó la invasión norteamericana de Granada como ejemplo de que la Administración estadounidense se toma en serio las amenazas a las vidas americanas".

En el ataque a Beirut Este estallaron 13 cohetes Grad de fabricación soviética, versión sofisticada de los Katiuskas, pero, milagrosamente, las explosiones sólo provocaron importantes daños materiales, según aniunció la emisora de radio de la Falange Cristiana libanesa, informa Ignacio Cembrero.

El bombardeo de los barrios de Acherafieh y Mar Mijail se produjo tras un intenso duelo de artillería en la montaña libanesa entre el ejército regular y la milicia drusa que encabeza Walid Jumblat y poco después de que el jefe de la Falange, Pierre Gemayel, hiciese una declaración negándose a aceptar en Ginebra cualquier recorte de los privilegios cristianos, que "sólo son garantías para la supervivencia de una minoría en un océano musulmán".

Al tiempo que los Grad caían sobre el sector oriental de la capital, los aviones cazabombarderos estadounidenses surcaban el cielo de Beirut y sus suburbios para realizar, según la versión oficial, vuelos de reconocimiento que la Prensa libanesa calificó de "demostración de fuerza" ante el ejército sirio, que controla un tercio del territorio libanés.

Los F-14 Toincat, procedentes del portaviones Eisenhower, que sobrevolaron posiciones militares sirias sin ser objeto de disparos por parte de la artillería antiaérea de Damasco, buscaban, probablemente, los famosos misiles soviéticos tierra-aire SS-21 -de 120 kilómetros de alcance y que pueden ser equipados con cabezas nucleares-, cuya instalación en las laderas del monte libanés de Sanin ya fue denunciada por el Pentágono.

Únete ahora a EL PAÍS para seguir toda la actualidad y leer sin límites
Suscríbete aquí

Con respecto al aplazamiento de la visita que iba a realizar a Damasco el presidente libanés, Amín Gemayel, ayer se supo que fue debido a que Hafez el Asad hubo de ser hospitalizado para ser atendido de un ataque de apendicitis. El encuentro ha sido pospuesto, pero no parece que ello pueda afectar al deshielo de las relaciones -entre, ambos países, informa France Presse.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Logo elpais

Ya no dispones de más artículos gratis este mes

Suscríbete para seguir leyendo

Descubre las promociones disponibles

Suscríbete

Ya tengo una suscripción