El Gobierno español protesta ante Managua por expulsar a un sacerdote salesiano

La cancillería española elevó ayer una protesta al Gobierno de Managua por el procedimiento utilizado con el sacerdote salesiano Luis Corral Prieto, al que se le ordenó el lunes que abandonara el país en 24 horas por realizar actividades contrarias a la revolución, al hacer campaña entre los jóvenes para protestar por la ley de reclutamiento militar obligatorio. La directora general para asuntos de Iberoamérica, Mercedes Rico, convocó al embajador de Nicaragua en España, Orlando Castillo, y le hizo saber el malestar del Gobierno español por la forma en que había actuado Managua al revocar el permiso de residencia del misionero español.

El ministro del Interior sandinista, Tomás Borge, acusó a Luis Corral y al también sacerdote costarricense José María Pacheco de "hacer llamamientos verbales y por escrito para que los jóvenes se opongan al servicio militar obligatorio y protesten por la

nueva ley de reclutamiento de la Junta de Reconstrucción Nacional", y les retiró el permiso de residencia.

El Gobierno español se encuentra sorprendido por el procedimiento

utilizado y ha solicitado del embajador nicaragüense que transmita a su Gobierno la petición española de que sea revocada la orden de retirada del permiso de residencia para el sacerdote Luis Corral. En caso de que esa orden sea inevitable, hemos solicitado una ampliación del plazo de abandono del país para el sacerdote, lo que parece que ya se ha concedido", manifestó Mercedes Rico.

En una conversación telefónica con El PAÍS, Luis Corral, que se encuentra desde hace dos días en la residencia del embajador saliente de España en Nicaragua, Mariano-Baselga, dijo que no confiaba que las autoridades sandinistas revocaran la orden de expulsión, porque eso supondría "un sacrificio político" para la Junta sandinista, que le ha presentado al pueblo como un "contrarrevolucionano y agente de la CIA".

Objeción de conciencia

Tanto el provincial de los salesianos en El Salvador como otro superior de la orden en Roma están viajando hacia Managua para tratar de resolver el conflicto creado con el sacerdote Luis Corral, director del colegio salesiano en Masaya. "Lo único que he tratado de hacer es convencer a las autoridades de que deben respetar la objeción de conciencia de aquellos jovenes que no quieran unirse al servicio militar obligatorio", afirmó Corral, para quien la ley de reclutamiento, como han denunciado los obispos nicaragüenses, no sirve al Estado, sino a un partido político, el sandinista, y tiene características totalitarias".El salesiano español, que estuvo detenido por el régimen de Somoza en 1979, declaró a este periódico que está a favor de algunos de los logros de la revolución sandinista, sobre todo en el campo de la educación y de la sanidad, pero que deben darse cuenta de que hay que respetar los derechos humanos y las libertades individuales, lo que no se ha hecho con está ley. Luis Corral intentó publicar varios artículos en la Prensa nicaragüense defendiendo la objeción de conciencia, y al no conseguirlo, repartió fotocopias a los 1.300 alumnos del colegio salesiano que dirige.

* Este artículo apareció en la edición impresa del miércoles, 02 de noviembre de 1983.

Archivado En:

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50