Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Euskadiko Ezkerra denuncia detenciones indiscriminadas de militantes suyos

Dirigentes de Euskadiko Ezkerra (EE) denunciaron ayer en una conferencia de prensa en Bilbao "la ola de detenciones indiscriminadas" que se han practicado en los Últimos días en el País Vasco y que afectan directamente a 18 miembros de su partido. Tras denunciar que en alguno de los casos han existido malos tratos, los representantes de EE dijeron que "el Ministerio del Interior ha perdido los papeles, ya que no ejerce el control político del aparato policial".Asimismo, restaron importancia a las amenazas de ETApm VIII Asamblea frente a antiguos militantes que abandonaron las armas.En opinión de los representantes del mencionado partido, las amenazas de los poli-milis se deben "a un intento de recobrar un protagonismo que ya no tienen". En medios próximos a los séptimos, comentaron a este periódico que "las amenazas de los octavos no tienen ninguna trascendencia".

Con una lista de 18 militantes; de EE que han sido detenidos en los últimos 10 días, se presentaron los portavoces del mencionado partido para criticar, en tono acusatorio, la actual política del Gobierno socialista en materia de orden público. Los dirigentes de EE Roberto Lertxundi, Juan Infante, Kepa Aulestia y Xabier Markiegui facilitaron a los medios informativos 18 nombres de personas que han sido detenidas y que en la actualidad, salvo cuatro que aún permanecen, en las dependencias policiales, han sido puestas en libertad sin cargos, "a pesar de que en algunos casos se han producido vejaciones y malos tratos".

Lo que EE considera creciente autonomía policial en relación a los poderes civiles y una supuesta obstaculización de cualquier salida negociada para normalizar el País Vasco fueron expuestas por los representantes de este partido abertzale como los principales defectos de la política socialsta.

En este sentido, coincidiendo con el primer aniversario de la celebración de las pasadas elecciones legislativas, EE realizó un balance eminentemente crítico del año de gestión socialista, que, en su opinión, tiene como flancos débiles la política de orden público y las autonomías.

Roberto Lertxundi, después de precisar que su partido "no desea el fracaso del PSOE", señalaba que no podía ocultar que la política socialista desde el Gobierno les ha defraudado. El balance de gestión económica y social no era muy satisfactorio para EE; y acusó al PSOE de intolerancia e inflexibilidad en el apartado de libertades públicas y autonomía.

En este sentido, Roberto Lertxundi recalcó que "el independentismo y la autodeterminación son objetivos legítimos que no se pueden penalizar". El representante de EE criticó al partido socialista por "carecer de política autonómica".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 29 de octubre de 1983