Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
El secuestro del capitán Martín Barrios por ETApm

Barrionuevo presidió el funeral por el guardia civil asesinado en Rentería

Cientos de personas, en su mayoría vecinos del barrio de Beraun, de Rentería, asistieron ayer al mediodía al funeral por el guardia civil Ángel Flórez Jiménez, asesinado la víspera en esa misma localidad por ETA Militar.Finalizada la ceremonia, el ministro del Interior, José Barrionuevo, recorrió las calles céntricas de Rentería acompañado por el delegado del Gobierno Central en el País Vasco, Ramón Jáuregui, y los gobernadores de Guipúzcoa y Vizcaya, Julen Elgorriaga y Julián Sancristábal.

El funeral contó con una presencia ciudadana superior a la de cualquier otro funeral celebrado en Guipúzcoa por las fuerzas de orden público en los últimos años, hecho explicable en parte por las características sociopolíticas del barrio de Beraun. Es un barrio populoso, de población emigrante en el que el PSE-PSOE obtuvo los votos que le permitieron -llegar, a la alcaldía de la ciudad. El guardia civil asesinado era conocido en Beraun y vivió en Guipúzcoa durante casi 20 años.

Al acto asistieron además el director general de la Guardia Civil, Aramburu Topete, el viceconsejero de Interior del Gobierno Vasco, El¡ Galdós, el director general de la policía, Eugenio del Río, mandos militares de los tres Ejércitos.

Cubierto con una bandera española sobre la que descansaban un ramo de flores y el tricornio del guardia, el féretro fue introducido en la iglesia a hombros de policías nacionales y guardias civiles, entre los aplausos de las personas congregadas y de vecinos que permanecían en los balcones. Al contrario que en anteriores funerales celebrados en el Gobierno Civil o en los acuartelamientos de las Fuerzas de Seguridad del Estado, el acto tuvo carácter abierto.

Terminada la ceremonia religiosa, el ministro Barrionuevo se dirigió a voz en grito a los ciudadanos de Rentería con vivas a España, al pueblo vasco, al Rey, a la Constitución, a la Guardia Civil y a las Fuerzas de. Seguridad del Estado, que fueron contestadas con igual énfasis por el público. Mientras, amigos de la familia y compañeros de la víctima se esforzaban en consolar a la viuda, que repetía mecánicamente: "¿Por qué me lo han matado, por qué se lo han llevado?". El féretro partió hacia el aeropuerto de Fuenterrabía después de que una compañía del cuerpo interpretara el himno de la Guardia Civil.

Barrionuevo y el resto de las autoridades presentes se dirigieron a pie al lugar del atentado, donde un sacerdote rezó un padrenuestro entre la expectación del vecindario de Beraun. La presencia de Barrionuevo en las calles de Rentería causó sorpresa en el vecindario, pero no hubo más incidente que los silbidos aislados lanzados por alumnos de un instituto de enseñanza al pasó del ministro. Con gestos de aparente jovialidad, José Barrionuevo pasó por debajo de una pancarta de Jarrai, juventudes de KAS, en la que se leía: "Barrionuevo está como un cencerro; el ZEN contra la juventud".

ETA Militar se ha atribuido los asesinatos del guardia civil Ángel Flórez Jiménez y del vecino de Hernani, Juan José Pulido, tiroteado el pasado sábado.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 15 de octubre de 1983