Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Técnicos especializados creen que el ovni visto en julio sobre España era un misil espía o bélico

El ovni que surcó el espacio aéreo español el pasado día 12 de julio pudo ser un misil, según los informes recogidos por Gabriel Elorriaga, diputado del Grupo Popular y miembro de la comisión parlamentaria de Defensa. Ante la pregunta de dicho parlamentario sobre aquel hecho, el Gobierno reconoció la presencia del objeto volador no identificado, a pesar de que no fue detectado por los radares, según la respuesta escrita efectuada por medio del Ministerio de Defensa. "Esta respuesta, aunque importante porque complementa datos, demuestra que pasan demasiadas cosas extrañas en nuestro cielo, sin que se tenga el suficiente control sobre ellas", ha declarado el diputado.

La historia pública de este ovni, avistado en diversas localidades, empezó en Benicasim (Castellón), donde centenares de personas lo observaron durante varios minutos. La visión duró ocho minutos en ese área, según datos oficiales locales, y los testimonios fueron contrastados por la Guardia Civil y la Policía Nacional, que determinaron una coincidencia respecto a los movimientos rápidos e irregulares del objeto, así como sobre su estela y aspecto fusiforme, según señala Elorriaga en el informe que fundamenta su pregunta parlamentaria. Elorriaga, basado "en la opiniones de técnicos y observadores especializados", apunta que pudo tratarse de un misil bélico o de espionaje".

Irregular trazado

Esta hipótesis se basa principalmente en la trayectoria del ovni, así como en sus irregulares trazados en algunos momentos o los giros en espiral, maniobras estas que, según dichos técnicos -entre ellos el director del centro civil de control aéreo de Paracuellos- son propias de determinadas armas de este tipo. La posibilidad de que fuese un avión ha sido también tenida en cuenta por algunos expertos. En este sentido, se señala que sólo existe entre los aviones conocidos un aparato capaz de volar a una velocidad de 3 mach (tres veces la del sonido) y a una altura de 60.000 pies, que es el caza soviético Mig 25.En la base aérea de Los Llanos, en Albacete, también observaron "durante escaso tiempo el mismo objeto, sin que se produjera ningún intento de interceptación ni de identificación del mismo", según fue recogido en aquellos días de julio por el periódico Castellón Diario, que mantuvo contacto con la base. El piloto de un avión militar norteamericano avistó el ovni y requirió información al centro civil de control aéreo de Paracuellos del Jarama. El director, Victoriano Martín, narra así lo sucedido: "Era un piloto que venía de Grecia hacia Madrid, a la base de Torrejón de Ardoz. Nos preguntó si teníamos en la zona algún área en actividad de cohetes. Se le dijo que no. Este piloto informó que un objeto sobrevolaba la capital a una altura de unos 60.000 pies (20.000 metros) y a una velocidad probable de 4 ó 5 mach, es decir, cuatro o cinco veces la velocidad del sonido. Naturalmente, se trataba sólo de una estimación. El objeto, sin embargo, no era detectado los sistemas electrónicos españoles, cuyo alcance máximo en altura es de unos 40.000 pies. Varias personas de este centro, entre ellas algunos controladores, salieron fuera del edificio y confirmaron la presencia del objeto".

El centro de control de Paracuellos avisó a continuación al de Burdeos (Francia). El Gobierno francés ordenó la salida de aviones Mirage, que regresaron a su base sin haber podido identificar ni interceptar el objeto, aunque, al parecer, también fue avistado. Según el diputado Elorriaga, la respuesta del Ministerio de Defensa aporta el dato de que el ovni estuvo "en la vertical de Madrid, precisión que yo no hacía en mi pregunta, y en este sentido puede considerarse satisfactoria, pero prolonga la duda sobre los sistemas de control y defensa de nuestro espacio aéreo, en el que parece que se están produciendo demasiadas cosas raras, demasiadas penetraciones incontroladas".

La respuesta oficial no identifica el objeto y afirma que no fue detectado por los sistemas radioeléctricos de control, ni los de la defensa aérea ni los civiles.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 14 de octubre de 1983

Más información

  • "Pasan demasiadas cosas raras en nuestro espacio aéreo", dice el diputado Elorriaga