Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Relaciones Iglesia-Estado

La LODE inicia mañana su tramitación parlamentaria bajo las tensiones creadas por la 'guerra de los catecismos'

Mañana se inician los trámites de la que, presumiblemente, será la gran batalla parlamentaria, política y social del último trimestre de este año: el proyecto de Ley Orgánica del Derecho a la Educación (LODE), inicia su andadura parlamentaria al vencer el plazo para la presentación de enmiendas. Coincide este trámite con la tensión creada por la guerra de los catecismos, que, parece suponer un cierto deterioro de las relaciones entre Iglesia católica y Estado español.

El Grupo Parlamentario Popular presentará, mañana mismo, último día de plazo, una enmienda a la totalidad del proyecto de la LODE, que ha sido también duramente criticado por portavoces del Episcopado y de la FERE (Federación Española de Religiosos de la Enseñanza). Medios del Ministerio de Educación consideraron que el estallido de la llamada guerra de los catecismos no será sino el primer paso en la oposición frontal que determinados sectores confesionales conservadores muestran respecto a la LODE.Aunque se desconocen los términos exactos en los que se basará la enmienda a la totalidad que mañana será presentada en el Congreso de los Diputados por el Grupo Popular, se sabe que este grupo parlamentario objeta "numerosos aspectos" de la LODE, entre ellos el relativo a la financiación de los centros, punto de máxima discrepancia entre el Gobierno y la Conferencia Episcopal.

Tales modificaciones no parecen haber bastado para acallar las reservas críticas del Episcopado contra las disposiciones económicas de la LODE, cuyo contenido, afirman los obispos, "no permite prever la simple pervivencia de la mayor parte de los centros privados". También la Confederación Española de Centros de Enseñanza (CECE), por boca de su presidente, el agustino Ángel Martínez Fuertes, entiende que la LODE pondrá en peligro al menos doce mil empresas educativas.

Todo ello indica que el sector confesional del Grupo Popular se volcará en el debate par lamentario de un proyecto de ley considerado como el enemigo número uno en medios de la Conferencia Episcopal. Fuentes del Grupo Popular indicaron que será el democristiano Óscar Alzaga, presidente del Partido. Demócrata Popular, el principal ponente a la hora de combatir el proyecto de ley, que será defendido por el propio titular del Ministerio, Jose María Maravall.

Algo semejante sucederá con Minoría Catalana: Unió Democrática de Catalunya, el partido democristiano coaligado con Convergència, trataba de presionar, hasta el último minuto, para que el grupo presentase, igualmente, una enmienda a la totalidad de la LODE, algo que, en todo caso, no se decidirá hasta mañana mismo, en una reunión de los parlamentarios de Minoría. En cualquier caso, este grupo presentará, al igual que la minoría vasca -de procedencia mayoritariamente democristiana-, numerosas enmiendas al, proyecto educativo. Tales enmiendas tendrán tanto un carácter ideológico como de delimitación de competencias entre la Administración central y las de las comunidades autónomas.

A su vez, el Grupo Parlamentario Socialista se verá, con mucha probabilidad, apoyado por la mayor parte del Grupo Mixto. Pero medios gubernamentales no descartaban, este fin de semana, la existencia de "presiones extraparlamentarias" cuando la LODE co mience a ser discutida en pleno y comisión en el Congreso de los Diputados, tal vez el mes próximo -la fecha concreta dependerá en buena, parte del debate sobre el proyecto de Presupuestos Generales del Estado para 1.984-. Las reacciones suscitadas por la llamada guerra de los catecismos, que culminó en la prohibición gubernamental de emplear como texto escolar los editados por la Conferencia Episcopal, podría, así convertirse en un prolegómeno de lo que será la discusión parlamentaria sobre el aborto, primero y, especialmente, sobre la LODE, después.

La Comisión Episcopal de Enseñanza, que se reúne mañana con carácter de urgencia, para estudiar las repercusiones de la prohibición gubernamental contra los catecismos de quinto y sexto cursos de EGB, analizará igualmente, si n duda, todos los prolegómenos de la que será una de las principales batallas parlamentarias.

En ambientes gubernamentales se confía en que el clima de las relaciones Iglesia-Estado mejore cuan do, el próximo mes de octubre, el presidente Felipe González sea recibido en audiencia por el Papa, durante la visita oficial a Italia del jefe del Gobierno español.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 25 de septiembre de 1983

Más información

  • Óscar Alzaga será el principal ponente de la oposición confesional contra la ley de Educación