_
_
_
_
Cartas al director
Opinión de un lector sobre una información publicada por el diario o un hecho noticioso. Dirigidas al director del diario y seleccionadas y editadas por el equipo de opinión

¿Correos quebranta la ley?

El 14 de septiembre de 1982 tuvieron ustedes la amabilidad de publicarme una carta en la que denunciaba el montaje publicitario-comercial que se estaba organizando con las oposiciones a Correos.Recién abierto en esas fechas el plazo de inscripción, las academias publicaban anuncios aparatosos que falseaban las cifras de plazas convocadas (1.210 plazas decían, cuando la realidad era que en Cataluña, para el público, sólo se convocaban 162 plazas en total, entre oficiales y carteros); los impresos de inscripción se vendieron en el edificio de la principal de Correos de Barcelona a 30 pesetas; uno de los libros de preparación, a 1.300... Algunos pícaros funcionarios repartían, sin reparo ni discreción, hojas de propaganda de sus academias, prometiendo casi colocación segura gracias a sus virtudes pedagógicas.

Pues bien, señor director: ha transcurrido un año y ni asomo de esas oposiciones. Cientos de contratados que llevan años de trabajo ininterrumpido, con contratos leoninos -que se renuevan cada mes, con escasos días a veces de antelación de un mes a otro-, cobrando este año 33.000 pesetas de sueldo mensual, esperan con indignación que esas oposiciones se convoquen, aunque sólo sirvan para que 39 contratados se conviertan en oficiales de carrera, y 42, en carteros, que son las plazas anunciadas para los contratados en Cataluña.

La Administración incumple la

Haz que tu opinión importe, no te pierdas nada.
SIGUE LEYENDO

disposición adicional segunda del Decreto-Ley 22/1977, que establece que los contratos administrativos serán improrrogables y no renovables por más de un año. Y encima la Dirección General de Correos incumple su resolución de 28 de julio de 1982, por la que convoca oposiciones, estableciendo como plazo máximo de realización de las mismas el de 12 meses, que ya ha pasado sobradamente.

La Administración quebranta la ley, no sometiéndose a ella, pudiendo ponerse en duda el que España sea un Estado de derecho. El señor Moscoso tiene la palabra./

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
_
_