_
_
_
_

Poemas en las 'misas patrióticas'

La declaración del ley marcial dio un impulso a la creación poética en Polonia, una poesía que se difunde en la clandestinidad y se utiliza como instrumento de agitación en las llamadas misas patrióticas, que se celebran el último domingo de mes en la iglesia de San Estanislao de Kostka, en el barrio de Zoliborz de Varsovia.En plena misa, actores conocidos se acercan al micrófono y leen poemas patrióticos de la época de la división de Polonia, cargados de romanticismo y dolor patriótico, llenos de acusaciones contra Rusia, la Rusia zarista, pero que todos trasponen al tiempo actual. En la selección de poemas de las misas patrióticas se advierte una evolución y últimamente los autores son contemporáneos y aluden a temas de actualidad. En un artículo sobre La poesía polaca del estado de guerra, Stanislaw Baranczak llega a la conclusión de que "la literatura -la mejor- no se nutre de las victorias, sino de las derrotas".

Más información
Polonia, la cultura de la clandestinidad

El autor pone como ejemplo de su tesis el florecimiento de la poesía polaca después de las insurrecciones del siglo XIX y el fermento literario que supuso la guerra en 1939 o la sublevación de Varsovia en 1944. Baranczak se pregunta: "¿no es cierto que la literatura languidecía en la época de los triunfos de Solidaridad? y ¿no es un hecho que después del 13 de diciembre se produce una expansión única de la poesía?".

El impacto de la intervención militar provoca el grito del poeta aislado y también la poesía testimonial o el anónimo popular, cargado de mofa contra el régimen y sus representantes. Ernest Bryll fue un autor que perteneció a la elite del poder de los años setenta y ocupó cargos oficiales. El movimiento social que acompañó a Solidaridad despertó en Bryll una toma de conciencia, que le llevó a las filas de la oposición al régimen. En el primer aniversario de la ley marcial Bryll escribió una Oración para el Adviento, en la que clama: "Dios mío, dános el don del silencio altivo, Dános fuerza para despreciar a los que se ríen de nuestra humillación. / Ojalá Polonia se convierta en piedra para ellos".

Toda la cultura que va contigo te espera aquí.
Suscríbete

Babelia

Las novedades literarias analizadas por los mejores críticos en nuestro boletín semanal
RECÍBELO

Tu suscripción se está usando en otro dispositivo

¿Quieres añadir otro usuario a tu suscripción?

Si continúas leyendo en este dispositivo, no se podrá leer en el otro.

¿Por qué estás viendo esto?

Flecha

Tu suscripción se está usando en otro dispositivo y solo puedes acceder a EL PAÍS desde un dispositivo a la vez.

Si quieres compartir tu cuenta, cambia tu suscripción a la modalidad Premium, así podrás añadir otro usuario. Cada uno accederá con su propia cuenta de email, lo que os permitirá personalizar vuestra experiencia en EL PAÍS.

En el caso de no saber quién está usando tu cuenta, te recomendamos cambiar tu contraseña aquí.

Si decides continuar compartiendo tu cuenta, este mensaje se mostrará en tu dispositivo y en el de la otra persona que está usando tu cuenta de forma indefinida, afectando a tu experiencia de lectura. Puedes consultar aquí los términos y condiciones de la suscripción digital.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
_
_