Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Graves inundaciones en el norte de España

La 'gota de aire frío', causa de la avalancha de agua

Como comentábamos ayer, la génesis de la avalancha de agua ha sido debida a la acción de lo que se entiende como una gota de aire frío, que no es ni más ni menos que una masa de aire frío a baja temperatura en altura, y que todavía ayer se mantenía sobre la vertical de la península, apareciendo en los mapas del tiempo desgajada de latitudes polares y cubriendo gran parte de la Europa occidental. El pronóstico hoy es de. que se mantenga la actividad tormentosa sobre el Cantábrico aunque disminuida, a la vez que se extenderá sobre todo el Levante peninsular, sudeste, Baleares y extremo oriental de la Mancha, fundamentalmente.¿Por qué esa especial actividad sobre el Cantábrico? Podría decirse que han jugado un papel importante, por un lado, la oro grafía del lugar, dado que las cadenas -montañosas como la cantabro-pirenaica ayuda a que el aire cálido y húmedo en contacto con el suelo o un mar recalentado ascienda por las laderas y favorezca su mezcla con la gota fría, favoreciendo o multiplican do la condensación del vapor. Algunos pilotos de líneas comerciales señalaban la presencia ayer en la zona de cúmulonimbos (nubes de tormenta) de hasta 14 kilómetros de altura. También ha jugado, y juega un papel importante el encontrarse no sólo la región cantábrica, sino todo el litoral levantino peninsular bajo la influencia de las altas temperaturas de aires procedentes del Mediterráneo.

En esta situación, hablar de normalidad o anormalidad climatológica es arriesgado, aún en episodios como el actual sobre el Norte del país. Los registros pertenecientes a las últimas lluvias del Cantábrico no alcanzan, con la excepción de Bilbao, los antiguos récords pluviométricos contenidos en la guía resumida del tiempo en España, publicación que contiene estadísticas desde 1931. En Bilbao, como decimos, sí se ha establecido una nueva marca al totalizarse en ese plazo 133 litros por metro cuadrado frente a los 128 anteriores.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 28 de agosto de 1983