Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
ECOLOGÍA

Los desechos tóxicos de dioxina almacenados en un silo subterráneo en Suiza

Los 41 bidones de deshechos y lodo de dioxina, provenientes de Sisonne (norte de Francia) llegaron ayer, a primeras horas de la mañana, a Basilea. (Suiza) en medio de una gran discrección y sin apenas testigos. A las cuatro y media de la madrugada los dos camiones blindados encargados de asegurar el transporte cruzaban la frontera franco-suiza. Apenas un cuarto de hora después, un equipo de especialistas de la firma Hoffmann La Roche identificaban el cargamento y procedían a su descarga. Mientras tanto la prensa gráfica y las televisiones de Francia, Alemania Federal y Suiza dejaban constancia del hecho para la historia.Los bidones yacen ahora en los sótanos de la multinacional suiza, en un lugar seguro, hermético, de cemento armado, al abrigo de la interperie e incluso del fuego y permanentemente vigilados. Allí permanecerán algunas semanas a la espera de que las, autoridades federales otorgueri. la oportuna licencia para que se proceda a quemar la dioxina en las instalaciones de Ciba Geygli, una multinacional de la química con hornos adecuados para la incineración de este tipo de veneno.

Los bidones de dioxina contienen los residuos altamente tóxicos de la tristemente célebre catástrofe ocurrida en Séveso (Italia) el 10 de julio de 1976.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 5 de junio de 1983