Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Entrevista:

Pilar Lorengar canta 'Falstaff' en Madrid y renuncia a dos representaciones en BerIín

Hoy se inician en el teatro La Zarzuela de Madrid las representaciones de Falstaff, de Verdi. Pilar Lorengar ha suspendido dos representaciones de Otello en la Ópera de Berlín, de la que es primera soprano, para interpretar ante el público madrileño la parte de Alice Ford. Con ella intervienen Juan Pons, Dalmacio González y, Marina Bogan, bajo la dirección musical de Antoni Ros Marbá y la escénica de Lluis Pasqual. Falstaff será interpretada también los días 25, 27 y 30 de mayo.

Aunque Falstaff goza entre los músicos de una admiración generalizada, lo cierto es que no aparece en el repertorio operístico con la misma frecuencia que otras obras de su autor.»El libreto de Boito, basado en Las alegres comadres de Windsor y en Henry IV, de Shakespeare, nos narra las peripecias del ambicioso, pragmático y amoral Falstaff para conseguir incrementar su pecunio económico y amoroso. Sus ingenuas tretas son descubiertas y las víctimas se convierten en sus castigadoras. Falstaff se arrepiente y el final es incluso didáctico. Pero de la obra y sus protagonistas nos hablan Pilar Lorengar y Juan Pons.

Pregunta. ¿Cuál ha sido su relación con el personaje de Alice Ford?

Respuesta. Yo tengo con ella una relación fabulosa y creo que es uno de los papeles que más me subyugan. Hay tal vivacidad en él que no tienes un momento de tranquilidad. Digamos que es una de mis preferidas junto con la Elsa de Lohengrin, la Fiordilligi de Cossi fan tutte, y la Manon de Manon Lescaut. A pesar de que en esta parte yo no tengo ningún aria, sin embargo, es dificilísima, pues estoy cantando todo el tiempo, incluso hay dos do naturales, aunque al público le pasan desapercibidos, ya que además de ser todo muy rápido es una obra de conjunto, de colectividad.

Mira, yo estoy enamorada del personaje y, a pesar de que en España no canto nunca ópera, cuando me la ofrecieron empecé a pensarlo y acepté. Quizá para mostrar al público algo especial, no una ópera de divos, sino de comediantes, de artistas y músicos. Para mí es quizá la obra más genial de Verdi.

P. Acaba de comentar que nunca canta en España. ¿A qué se debe?

R. Últimamente sí que estoy cantando, pero siempre conciertos, oratorio y recitales. Ahora bien, hace muchos años que no represento ópera, tantos que no lo recuerdo. No sé si la última fue la Pepita Jiménez, de Sorazábal, Bohème, Otello-. Realmente, lo que me han ofrecido o no me ha interesado o estaba muy ocupada. Es difícil encontrar fechas libres. Ahora, por ejemplo, he tenido que suspender dos Otello en la ópera de Berlín para poder cantar aquí. Pero esto lo he hecho por gusto y yo soy alguien que canto cuando me gusta. Si hay algo que no me satisface por alguna razón, pues no lo hago. Esta es, digamos, mi manera de ser feliz.

P. Aparte de este Falstaff, ¿hay algún otro proyecto para España?

R. Sí. Si todo va bien haré Las bodas de Fígaro en Bilbao, y este verano, en el Festival de Salzbur go, cantaré con Plácido y García Navarro un programa todo español. Luego lo repetiremos en Puer to Rico con Jaime Aragall en vez de Plácido.

Juan Pons, el Falstaff protagonista, debe precisamente a esta obra su actual renombre internacional. En 1980 inauguró la temporada de la Scala con ella, cosechando un gran triunfo. De aquella época recuerda:

"Cuando estaba cantando en San Diego en el verano de 1980 me llamó Carlos Caballé, hermano de Montserrat, para concertarme una audición con el maestro Siciliani en Madrid. El director de la Scala había venido para escuchar a Montserrat, en la María Estuardo y habló con Carlos de Pagliacci. Por aquel entonces estaban buscando un barítono para Falstaff y mi aspecto, mi físico, le debió de dar una idea. Semanas después me comunicó que, ádemás de Pagliacci, quería que inaugurase la temporada con la. obra de Verdi. Casi no podía creérmelo, pero fui a Milán, hice una prueba, me vio Strehler y todo se puso en marcha.

En estas sesiones de Madrid, la dirección de orquesta corre a cargo de Ros Marbá, el director de escena es Lluís Pasqual, y en el reparto, además de los ya apuntados, figuran nombres de excepción como Dalmacio González, Piero di Palma, Giovanni Foiani y Alberto Finaldi.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 22 de mayo de 1983