Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Venecia prepara la mayor muestra de arte chino realizada en Occidente

Venecia se está preparando para presentar la exposición más importante realizada hasta ahora en el mundo occidental sobre objetos chinos. Algunos tienen más de 7.000 años. Se trata concretamente de 140 auténticas joyas: cerámicas, jades, bronces, objetos comunes y rituales, y también dos guerreros auténticos y un caballo.Los guerreros y el caballo fueron recientemente descubiertos en la tumba de Qin Shihuang Di. También se exhibirá el famoso vestido de jade tejido con hilos de oro hallado en la tumba del aristocrático Liu Sheng. Todas estas maravillas serán expuestas en el soberbio escenario del palacio ducal del Doge, al lado de la basílica de San Marcos, desde primeros de junio hasta finales de año.

Esta exposición arqueológica ilustrará los orígenes de la civilización china desde el Neolítico, que empieza 7.000 años antes de Cristo, a la fundación del primer imperio centralizado Quin y Han, que llega hasta 1.000 años antes de Cristo, y se extiende hasta las obras de la dinastía de los Han anteriores, que abarca desde el año 206 antes de Cristo hasta el 24 después de Cristo. China ha hecho un esfuerzo enorme para colaborar en esta iniciativa del alcalde socialista de Venecia, Mario Rigo.

Los 140 objetos -que llegarán a Venecia con grandes precauciones de todo tipo, entre ellas un vuelo especial Pekín-Venecia con un C- 130 militar puesto por el Gobierno italiano- han sido recogidos en diez provincias y regiones de la República Popular de China. La mayor parte de estos objetos nunca había estado en Occidente.

La operación para que esta riqueza arqueológica china llegara hasta Venecia en este año, en que se celebra el aniversario de Marco Polo, ha sido muy larga y puntillosa. El 11 de enero pasado, una delegación italiana, tras muchas negociaciones, firmó el acuerdo en el que se prevé al mismo tiempo que el Gobierno italiano hará en Pekín una exposición sobre el Renacimiento italiano.

El Gobierno de Pekín ha impuesto que todas las operaciones de embalaje y vigilancia durante el viaje sean hechas por personal chino. Entre el personal figura un equipo de especialistas en arqueología. Todos los objetos han tenido que ser asegurados a un precio muy alto, y en el palacio ducal de Venecia se ha previsto ya que funcione la más alta tecnología moderna para mantener las enormes salas de la exposición al grado de humedad justo para que ninguno de estos objetos pueda sufrir a causa de las posibles variaciones de temperatura.

Y junto a la exposición, en octubre tendrá lugar en Venecia un importante congreso internacional sobre la cultura china. EL PAIS ha conversado con el alcalde e ideador de esta iniciativa. Opina que la exposición tendrá sólo el inconveniente de atraer demasiados turistas a una ciudad que ya explota de presencias cotidianas.

"Esta exposición ha nacido", dice el alcalde Rigo, "como un desafío. Queremos ver si es posible transformar las ancestrales relaciones comerciales entre Venecia, de donde salió el primer europeo que llegó a China, y aquel país en relaciones verdaderamente culturales".

"Y es que en Venecia", ha añadido, "no sólo ha quedado la huella del gusto por el comercio. A los venecianos se les ha pegado el amor por la cultura china. Venecia es por eso tremendamente oriental. Y es éste un hecho que maravilló al mismo Hua Guofeng cuando estuvo aquí contemplando la maravilla de nuestras regatas. Pensó que los venecianos habían hecho en su honor un despliegue de vestidos y colores chinos. No era así. Es sencillamente que este pueblo ha mantenido muchos gustos y costumbres chinas. Se vestían así y engalanaban así sus góndolas ya hace siglos".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 15 de mayo de 1983