ELECCIONES DEL 8 DE MAYO

Quema de banderas españolas y de una caseta del PSC en Barcelona, al término de la concentración convocada por la Crida

Graves incidentes se registraron ayer en Barcelona con motivo de la concentración nacionalista de la plaza de Sant Jaume, convocada por el movimiento radical Crida a la Solidaritat, para transformar el día de Sant Jordi en una jornada de defensa de la lengua y "contra los ataques del Gobierno español", personalizados en el caso Feo. Según fuentes oficiales de la Administración del Estado, durante la concentración se produjo la quema de una bandera española, extremo éste desmentido por la Dirección General de Seguridad de la Generalitat. Finalizado el acto, grupos de incontrolados asaltaron e incendiaron un puesto del PSC instalado en las Ramblas y agredieron a sus ocupantes, entre los que se encontraba Germà Vidal, concejal del Ayqntamiento de Barcelona.La destrucción del stand socialista fue aplaudida por numeroso público que poco antes había asistido al mitin nacionalista. Cerca de la medianoche, el alcalde de Barcelona, Pasqual Maragall, convocó una improvisada conferencia de prensa en el lugar de los hechos, y atribuyó el comportamiento del público que aplaudió la quema de la caseta socialista a la íntoxicación producida con el asunto de Julio Feo durante los últimos días, aunque no citó este hecho en concreto.

Más información

Maragall, en unas duras declaraciones, calificó de profesionales a los autores del asalto y se lamentó de la ruptura de la armonía en un día en el que se celebraba la festividad del patrón de Cataluña.

Varios miles de personas, que la Guardia Urbana de Barcelona cifra entre 18.000 y 20.000, y las agencias de prensa entre 10.000 y 12.000, se concentraron ante la sede de la Generalitat respondiendo al llamamiento de la Crida. El mitin había sido convocado en defensa de la lengua catalana y para rechazar lo que he venido siendo calificado corno "ataques del Gobierno español" protagonizados por Julio Feo.

Al inicio del acto, un grupo de jóvenes quemó una bandera española, frente al mismo Palau. La Dirección General de Seguridad de la Generalitat afirma que lo que se quemó fue "una escoba con un trapo que simbolizaba al señor Feo".

El comunicado oficial, emitido pasada la medianoche, señala que "la concentración de la Crida transcurrió con total normalidad, sin que haya habido el más mínimo incidente dentro del marco de la plaza de Sant Jaume". La nota de la Generalítat no alude a los-vivas a ETA que se corearon varias veces desde el inicio del mítin. Las fuentes de la Administración central insistieron anoche a este diario que se había consumado el ultraje a la bandera.

Dispersada la concentración, varios jóvenes asaltaron e incendiaron la caseta electoral instalada por los socialistas catalanes en las Ramblas, destrozándola por completo y agrediendo a los militantes y simpatizantes que allí se encontraban. Entrada la noche, los manifestantes arrancaron una bandera española de una entidad bancaria situada en las Ramblas y la incendiaron, profiriendo gritos a favor de Terra Lliure.

Los incidentes en la caseta socíalista se iniciaron después de que algunos manifestantes que abandonaban la concentración empezaran a gritar botiflers (renegados) a los asistentes a la caseta socialista y corearan esióganes a favor de la organización terrorista Terra Lliure. Cuando el grueso de la manifestación ya había pasado por delante de la caseta, varios jóvenes independentistas se acercaron a los socialistas, agitando los palos de sus banderas y golpeando las maderas del puesto electoral. Al intentar introducirse en el recinto socialista, los militantes de la caseta los rechazaron sin usar de la violencia. Entonces, se acercó el grueso de la manifestación -un centenerar de personas- y, después de golpear con palos a dos mujeres y al jefe de Prensa de los socialistas catalanes, entraron en masa en la caseta, prendiéndole fuego seguidamente. Mientras el puesto se incendiaba, los independentistas no cesaron de gritar botiflers y Feo, cabrón, somos una nación.

* Este artículo apareció en la edición impresa del sábado, 23 de abril de 1983.

Archivado En:

Te puede interesar

Suscripciones El PaísSuscríbete

Lo más visto en...

Top 50