Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
CARTAS AL DIRECTOR

A favor del aborto

Los grupos de mujeres nos vemos doblemente afectadas por el problema del aborto: 12 por nuestra condición de mujeres, y en segundo lugar porque a nosotras acuden frecuentemente muchas mujeres que desean abortar y no saben a quién dirigirse para informarse sobre la ya conocida solución de Londres o Amsterdam.Por ello, y ante la campaña de la derecha, queremos puntualizar:

1º No hay ninguna mujer que desee abortar; cuando lo hace se ve empujada a ello por un estado de auténtica necesidad, sea ésta del tipo que sea. Para en el futuro evitar el aborto, creemos imprescindible: a) Una necesaria educación sexual en la familia y en la escuela. b) Una auténtica y extensa campaña de información sobre métodos anticonceptivos. c) Anticonceptivos a cargo de la Seguridad Social y ampliación de los centros de planificación familiar.

2º La situación hoy por hoy es espeluznante. Muchas mujeres mueren a causa de abortos clandestinos (se habla de unos 3.000 al año), miles de niños viven sin las

Pasa a la página 10

Viene de la página 9

condiciones de vida adecuadas y, como ya sabemos, se cifran en un mínimo de 300.000 los abortos clandestinos que se practican en nuestro país. Por ello, no solamente exigimos la des penalización, sino una amplia legalización del aborto, a cargo de la Seguridad Social, que permita que la mujer decida cuándo y cómo desea ser madre: los niños son más felices cuando son deseados.

3º La tímida despenalización del aborto que propone el Gobierno (con la cuál, a pesar de todo, estamos de acuerdo) no va a solucionar el grave problema del aborto clandestino o la salida al extranjero: seguirán produciéndose muertes y recayendo los perjuicios sobre las mujeres más desposeídas económicamente.

4º Hay una clara injusticia en el planteamiento de la derecha (dejando aparte la demagogia de sus declaraciones). Nosotras, apoyando el aborto no obligamos a nadie a actuar en contra de sus concepciones ideológicas, pero esas mismas convicciones imponen a muchas mujeres una maternidad imposible o no deseada, que afecta y condiciona profundamente a nuestra vida cotidiana.

5º Consideramos que el aborto es un derecho que, tarde o temprano, se irá imponiendo en todo el mundo. Deseamos que este derecho esté legalmente reconocido, para evitar las manipulaciones de que muchas mujeres son objeto en aras de intereses demográficos o ideológicos. No hemos oído todavía una queja de la derecha o de la Iglesia sobre las esterilizaciones de hombres y mujeres en países del tercermundistas o sobre las "facilidades" para abortar en la India, por ejemplo (incluso de ¡siete meses!, cuando va a nacer... una niña.

En definitiva, el aborto es un grave problema social que afecta especialmente a la mujer, y como tal hay que afrontarlo. Mucho nos tememos que las medidas adoptadas no van a contentar a nadie: los grupos de mujeres, por ejemplo, tendremos que continuar facilitando direcciones de Amsterdam o Londres. / , del Grup de Dones de l'Ateneu Popular La flor de Maig.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 7 de abril de 1983