Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Traslado definitivo de los restos del gran duque de Alba a un mausoleo de Salamanca

Los restos mortales de Fernando Alvarez de Toledo, tercer duque de Alba,descansan desde ayer en un mausoleo proyectado por Chueca Goitia, situado en una capilla del convento de San Esteban, de Salamanca. A los actos celebrados ayer en Salamanca con motivo del traslado de lugar de su enterramiento, estuvieron presentes la actual familia de la casa de Alba, autoridades civiles, religiosas y militares de la provincia y el capitán general de la VII Región Militar.

El cenotafio que contendrá ya definitivamente el cuerpo del que fue gran duque de Alba, muerto en Lisboa en 1582, ha sido costeado por la Diputación Provincial de Salamanca. Jesús Aguirre y Ortiz de Zárate, actual duque de Alba, manifestó hace meses que la responsabilidad de proporcionar a su antecesor un acomodo digno y definitivo correspondía a los salmantinos, por ser su figura patrimonio de todo el pueblo y no exclusivo de su casa.La Diputación procedió a encargar el mausoleo, y por el cargo y profesión militar que desempeñaba Fernando Alvarez de Toledo durante toda su vida, a las órdenes de Carlos V y Felipe II, en los actos de ayer participaron una compañía del Regimiento de Caballería Santiago I, de Salamanca, y un pelotón del tercio Gran Duque de Alba de la Legión, con sede en Ceuta.

En la ceremonia estuvieron presentes, junto a Jesús Aguirre y Ortiz de Zárate y su esposa, Cayetana Fitz-James Stuart y Silva, actuales duques de Alba, sus hijos, el duque de Huéscar y Fernando, Cayetano y Eugenia Martínez de Irujo. Les acompañaban algunos familiares y representantes de la nobleza y otros invitados, entre ellos el autor del mausoleo y los alcaldes de las que fueron villas ducales de Salamanca. El obispo de la diócesis, Mauro Rubio, presidió la solemne ceremonia religiosa.

El gran duque de Alba murió en Lisboa en 1582, tras haber combatido en los Países Bajos y llegar a ser condestable de Portugal. Sus restos, que deberían tener como acomodo definitivo la iglesia de San Esteban, de Salamanca, por su propio deseo, fueron trasladados entonces a Alba de Tormes. De allí, desde el monasterio de San Leonardo, pasaron, en 1619, a la iglesia salmantina de San Esteban, fundada por su familia.

El proyecto del sepulcro que acoge ya los restos del tercer duque de Alba fue realizado hace varios años por encargo de la casa de Alba. Sin embargo, su construcción no se inició hasta hace unos meses, cuando el actual duque, Jesús Aguirre y Ortiz de Zárate, y la Caja de Ahorros, de Salamanca, convocaron unas jornadas culturales con el fin de recuperar la figura de don Fernando Alvarez de Toledo.

Los actos de ayer se iniciaron a mediodía en el atrio del convento de San Esteban, donde una compañía del Regimiento de Caballería Santiago 1 rindió honores al capitán general de la VII Región Militar, Fernando Soteras. El batallón del tercio Gran Duque de Alba salió con la arqueta de terciopelo en que se han conservado los restos del gran duque a hombros, desde donde la comitiva, con algunos miembros de la comunidad de dominicos y, su prior al frente, iniciaron la entrada en el centro. Tras finalizar el acto religioso, los familiares del duque de Alba presenciaron la bendición y enterramiento.

La casa de Alba ha acordado con la Diputación Provincial de Salamanca la microfilmación de los fondos documentales pertenecientes a la casa nobiliaria relacionados con la historia de la provincia de Salamanca para formar un archivo público unitario que facilite el acceso de los investigadores a tales fondos.

En el acuerdo firmado por el duque de Alba y el presidente de la Diputación salmantina, José Muñoz, éste se compromete a exigir a todos los investigadores que utilicen el archivo que citen las siglas del Archivo de los excelentísimos duques de Alba en las publicaciones que generen sus trabajos, y a entregar a la casa de Alba una copia de todas las microfilmaciones que pasen a formar el archivo.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 26 de marzo de 1983