Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Estreno del montaje de 'Ivanov', de Chejov, a partir del método de interpretación del primer Stanislavski

El montaje de Ivanov, del dramaturgo ruso Anton Chejov (18601904), en versión de Domingo Miras y dirección escénica de Jorge Eines, se presenta esta noche en el teatro María Guerrero, de Madrid, tras sufrir un aplazamiento de un día a causa de un conflicto laboral en el teatro del Centro Dramático Nacional. La obra, estrenada en Alicante y Valladolid, está representada por la cooperativa Ivanov, donde figuran Juan Diego, Emma Cohen y Juan Echánove.

El director Jorge Eines declara que montar Ivanov, de Chejov, responde a "una especie de impulso artístico vital, donde todas las condiciones de lo real eran precisamente las opuestas. Pese a ello, la gente que aquí nos juntamos pensamos que era necesario subir a un escenario algo que tenía que ver con nuestras necesidades. Empezamos a ensayar sin ningún dinero y sin posibilidad aparente de tener una sala. En definitiva, fuimos generando esta experiencia que, al fin y al cabo, tiene un nudo muy fuerte, llevar adelante este proyecto que, en principio, sólo estaba atornillado a lo artístico".Ivanov es la primera obra larga, adulta, de Chejov y, según Eines, resume los aspectos más prepotentes de su autor, en contradicción con la evolución estilística posterior. "SI se hacía posible la reelaboración del material que permitiera incorporar a esa prepotencia de la juventud chejoviana, se podría dar el acabado que quizá la obra en una primera lectura no tiene. Como propuesta me seducía mucho", afirma Eines.

Los de la cooperativa Ivanov, en los tres meses y medio de preparación del espectáculo, se empeñaron en comprender a un Stanislavsky que, como ellos mismos afirman, "ha sido desvirtuado". Emma Cohen -Anna Petrovna- apunta que en nuestro país "se ha olvidado cualquier método. Con mayor o menor fortuna, ha habido una entrada con los personajes en directo y cómo salvarlos o abrillantarlos, pero sin un encuentro entre el personaje y el actor, sin un trabajo en profundidad. Durante mucho tiempo los maestros del teatro enseñaban a los nuevos, y en cuanto éstos fallaban se abría una laguna en la que el actor tenía que defenderse como podía. Una obra se hacía en veinte días y los resultados que a veces se traducían en la taquilla no existían como un trabajo de perfección. Yo reivindico, no ya un método, sino un trabajo con sensibilidad, abierto, de laboratorio. La posibilidad de volcarnos al vacío con Ivanov ha permitido que saliera este espectáculo".

Trabajo riguroso

"Teorizaciones sobre el Método", tercia Juan Diego Ivanov-, Ias hemos tenido toclos, cursillos del Método que han complicado mucho el trabajo del actor y que perdían a la gente porque no había posibilidad de investigar ni el propio texto. Eso ha llevado a que cada uno, dados sus conocimientos de la teoria o de la práctica, hiciera el trabajo mejor o peor. En el caso concreto de Ivanov, hemos conseguido el método aplicado al trabajo, simplificando las cosas en cuanto a la propuesta, para lanzarte a investigar y a encontrar en el personaje eso que flota a tu alrededor, pero que nunca sabes citando va a salir. Lo fundamental, pues, es conseguir las condiciones de trabajo que hemos tenido en esta ocasión, que no son habituales. Siento que hemos hecho un trabajo muy a conciencia serio, riguroso y que provoca, al menos en mi caso lo siento, que a veces sea imposible psíquicamente hacer bien dos funciones".El director Jorge Eines comenta sus opiniones sobre el Método. "No me identifico para rada con el Método, si por éste se entiende el emanado de la línea norteamericana de Lee Strasberg y seguidores. Lo que hemos trabajado ha sido la técnica de las acciones físicas, que tienen que ver con el último Stanislasky, con sus dos últimos años de vida y no con todo el primer Stanislasky. Hay muy claras diferencias entre ambos. La realidad del ensayo está construida desde la comprensión de la acción; desde ahí, la línea metodológica destapa las verdaderas esencias del trabajo del actor. No tiene nada que ver con aquella búsqueda introspectiva de ver la significación de un pasado para que se vincule a lo que estoy haciendo. Tiene que ver, fundamentalmente, con la interacción transformadora, una acción vinculada con el compañero. Un proceso dialéctico que genera estímulos y respuestas permanentes verosímiles".

Incorporar el texto

En el nacimiento de Ivanov ha habido una dificultad básica, la incorporación del texto. En principio se trabajó por escenas, creando las situaciones. Tras ello, en razón de lo que los actores sentían en su interior, se incorporaba un lenguaje culto, y por tanto, no habitual a las sensaciones. Este fue el momento más decisivo.La escenografía de Jorge Bernardi, "con todo el temor que eso me causaba", hubo de hacerla a base de elementos modernistas. Ello implicaba un riesgo: que fuera decorativista, superflua o carente de profundidad. A pesar de ello, un día por casualidad, según cuenta Bernardi, Emma Cohen, pensando en las ilustraciones del programa de mano para la presentación del espectáculo, encontró unos dibujos de Beardsley y de ahí nació la base de la ambientación. El color: todo parte del blanco, especialmente en la ropa.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 16 de marzo de 1983