Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
CARTAS AL DIRECTOR

La ley de refugiados

Ayuda a Personas Desplazadas de la Fundación Dominique Pire trabaja con refugiados políticos residentes en España desde 1977, en su mayoría latinoamericanos. Estos refugiados encontraron acogida en la tradicional hospitalidad española, pero, aún hoy, la carencia institucional de una ley de refugio pesa sobre ellos.El nuevo Gobierno socialista ha ratificado su decisión de legislar en tal sentido, pero hasta que ello ocurra, y según hemos podido comprobar, sería necesario adoptar una serie de medidas administrativas urgentes, tales como:

1. Renovación automática, sin demoras, del documento de viaje, expedido según la Convención de Ginebra de 1951. Actualmente, las renovaciones tardan de dos a tres meses.

2. Renovación de la tarjeta de residencia y del permiso de trabajo en forma automática, en el mismo acto de renovación del documento de viaje. Este trámite suele entorpecerse con el anterior, en una cadena de malos entendidos interminables.

3. Inclusión de los refugiados políticos (ascienden en total a menos de 3.000) en el régimen integral de la Seguridad Social, incluyendo asistencia médica, desempleo, etcétera.

4. Provisión de documentación personal, en forma automática, a todos los integrántes de la familia del refugiado político.

Estos serían algunos aspectos subsanables de inmediato y, seguramente, serían saludados por los refugiados y sus familias. / Muchas gracias. Por Ayuda a Personas Desplazadas,

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 15 de enero de 1983