Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
MURCIA

El 21% de la población padece trastornos psíquicos, según un informe de Sanidad

El 21% de la población murciana padece algún trastorno psíquico, según un informe de la Consejería de Sanidad en el que se estudian las enfermedades mentales que sufre la población regional, estimada en 917.373 personas. En dicho estudio se especifica que 192.647 personas presentan, en algún momento, trastornos de la mente que requieren algún tratamiento médico.

La estadística de la Consejería continúa estableciendo una población muy alta de enfermos mentales, cuando dice que el 10% de los murcianos están afectados de hecho por algún tipo de enfermedad mental y precisan un cuidado psiquiátrico. Es decir, que 91.736 personas "están necesitadas de ayuda", según se asevera en dicho estudio.Por otra parte, se considera que los enfermos graves que exigen un tratamiento urgente ascienden a 27.550, de los que más de 8.000 pertenecen a la ciudad de Murcia. En base a estas cifras, el Consejo de Gobierno de la región aprobó el pasado jueves la creación de un Servicio Regional de Salud Mental en el que se integrará el hospital Psiquiátrico Provincial así como el Centro de Orientación y Diagnóstico de la Asociación Institucional Sanitaria Nacional (AISNA).

El nuevo Servicio de Salud Mental funcionará descentralizado, ya que parte de sus unidades dependerán de los ayuntamientos. La Consejería potenciará además la creación de unos equipos comunitarios de salud mental, así como unidades psiquiátricas hospitalarias, en el marco de los hospitales generales.

El Servicio de Salud Mental comenzará, en primer lugar, por revisar a todas las personas internadas en el Psiquiátrico Provincial "para determinar la reinserción social de aquellos que no sean auténticos pacientes psiquiátricos o que sólo precisen atenciones mínimas".

Entre los enfermos actuales se contabiliza un buen número de internados con problemas exclusivos de alcoholismo y algunos con deficiencias mentales.

Respecto a los internados para curas de alcoholismo y toxicomanías, que actualente suponen el 40% de los pacientes de dicho centro, la Consejería pretende integrarlos en un servicio hospitalario específico que se creará para tal cometido. La separación entre enfermos mentales y personas con otro tipo de enfermedades es imprescindible para la Consejería, ya que lo contrario "representa un grave problema para la organización de programas terapéuticos".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 15 de enero de 1983