Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El centrista García Verdugo, reelegido presidente del Consejo General de Castilla-León

El centrista José Manuel García Verdugo fue reelegido anoche presidente del Consejo General de Castilla y León, en votación efectuada en Salamanca. García Verdugo obtuvo, con el apoyo de su partido, UCD, y el de AP-PDP, 40 de los 64 votos de que se compone el mencionado consejo preautonómico, frente a 21 votos del candidato socialista, Juan Antonio Arévalo. Hubo un voto en blanco y dos ausencias, las del presidente de la Diputación Provincial de León, y del también leonés José Eguiagaray, de AP-PDP. Los centristas leoneses Andrés Domínguez y Demetrio Espada acudieron al acto y al menos uno de ellos apoyó al candidato ganador, informa María del Mar Rosell.De otro lado, la dimisión de Rodolfo Martín Villa como diputado del Congreso no se producirá formalmente hasta los primeros días de la próxima semana, una vez que la ponencia encargada de informar el proyecto de autonomía para Castilla y León haya finalizado sus trabajos, según hace constar él mismo en una nota entregada al secretario de la UCD leonesa, José Antonio Cabañeros, ahora presidente en funciones.

Según informa nuestro corresponsal en León Antonio Núñez, el retraso en la dimisión de Martín Villa resta aún más posibilidades de éxito a la iniciativa de la diputación leonesa, capitaneada por el también ucedista Julio César Rodrigo, frente al resto de los partidos, que siguen optando por la integración en la cuenca del Duero. En la misma nota, el hasta ahora presidente provincial de UCD justifica su renuncia a los cargos políticos que ostentaba en la necesidad de no actuar contra su propio grupo y advierte que la unión con Castilla "es la única posible, constitucionalmente hablando".

Dice también que sus criterios políticos, ahora derrotados, eran los de no plantear la polémica como una cuestión de disciplina del partido -"puesto que en la situación actual UCD tenía como principal obligación la de colaborar a la gobernabilidad de la Diputación y de los ayuntamientos" hasta las elecciones municipales- y asegura que en materia autonómica está "más de acuerdo con los adversarios políticos que con los correligionarios del partido.

Todavía ayer se desconocía si el número dos en las listas de UCD durante las pasadas elecciones -el ex ministro de Sanidad, Manuel Núñez,- aceptará el escaño dejado vacante por Martín Villa. Núñez Pérez estaba durante la mañana de ayer ilocalizable, tanto en su domicilio como en su despacho de funcionario del Ministerio de Educación y Ciencia. En medios políticos, sin embargo, se daba como poco probable esta posibilidad poÍcuanto el ex ministro de Sanidad está considerado como uno de los políticos más próximos, incluso por amistad, al líder azul desde la época en que este últímo era secretario general de los sindicatos verticales. El tercero en la lista de candidatos de UCD es Roberto Suárez, que también ayer se encontrabade viaje. Se trata de un antiguo abogado de la Organización Sindical, que actualmente desempeña el cargo de secretario provincial de la Federación Leonesa de Empresarios (FELE).

Piden la capitalidad para Burgos

La campaña de desvinculación del actual ente preautonómico de Castilla y León está adquiriendo en Burgos unas repercusiones importantes, informa, desde esta ciudad Angeles Gil. Alianza Popular y el alcalde de Burgos, José María Peña San Martín, de UCD, han expresado su apoyo a la Junta ProBurgos, cabeza de Castilla, que hoy ha convocado una concentración en pro de la autonomía de Castilla la Vieja y la capitalidad de Burgos. Precisamente en esta concentración actuarán como oradores el propio alcalde y Agustín Sierra, parlamentario aliancista por Burgos y ex alcalde de Villadiego, la primera localidad burgalesa que pidió su desvinculación del ente regional en mayo del pasado año.El criterio seguido por estos grupos y personas, con el que públicamente han manifestado no estar de acuerdo el resto de los partidos políticos, el ayuntamiento y la Diputación burgalesa, se basa en una presunta defensa de los intereses de Burgos que, en caso de aprobarse el texto autonómico de Castilla y León, perdería, según la Junta Pro-Burgos, el condado de Treviño y la Puebla de Arganzón, así como la audiencia, el juzgado de rehabilitación, el arzobispado y la Capitanía General.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 15 de enero de 1983

Más información

  • La dimisión de Martín Villa no será efectiva hasta dentro de una semana