Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Estados Unidos grava la importación de textiles chinos

Pekín, Washington

Estados Unidos impondrá restricciones con carácter retroactivo a la importación de textiles procedentes de la República Popular China tras el fracaso el pasado jueves, día 13, de la cuarta ronda de negociaciones entre ambos países sobre este tema.

China, el mayor productor textil del mundo y el cuarto exportador a Estados Unidos por orden de importancia, ha culpado a la Administración norteamericana del estancamiento de las negociaciones. Las restricciones, que afectan a más del 60% de las ventas de textiles chinos a Estados Unidos, han sido acogidas positivamente por la industria textil norteamericana, que presionó para frenar el incremento de las importaciones textiles chinas a Estados Unidos.

La medida estadounidense puede ensombrecer, en opinión de los observadores, el clima de la primera visita que el secretario de Estado norteamericano, George Shultz, realizará a Pekín el próximo 4 de febrero. Miembros del Departamento de Estado de Estados Unidos han tratado de quitar importancia al incidente.

China pretende que sus exportaciones textiles se enmarquen en el contexto general del comercio entre los dos países, deficitario para China. Las importaciones de textiles chinos a Estados Unidos alcanzaron el valor de 750 millones de dólares en los primeros diez meses de 1982, lo que supuso un 32% de incremento respecto al mismo período de 1981. Los precios de la confección china son, por lo general, menores que los de los productos norteamericanos.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 15 de enero de 1983