Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
El secuestro de Miguel Ignacio Echeverría

El Gobierno no favorecerá el pago de rescates, pero no prohibirá el empleo de medios humanitarios, afirma Alfonso Guerra

El Gobierno explicó ayer la postura que adoptará en torno al secuestro del joven guipuzcoano Miguel Ignacio Echeverría, perpetrado el pasado lunes en San Sebastián. Según manifestó el vicepresidente Alfonso Guerra, después de una larga entrevista mantenida con Felipe González, el Gabinete no favorecerá el pago de rescates, "pero tampoco prohibirá la utilización de medios humanitarios para salvar una vida humana". Guerra, que confirmó implícitamente que la familia Echeverría ha pagado el impuesto revolucionario, destacó la importancia de la colaboración ciudadana para resolver estos casos y acuso de gangsters a los secuestradores. Mientras, en Legazpia y en San Sebastián se anuncian manifestaciones de condena del hecho, que se atribuye a la organización terrorista ETA Político militar-VIII Asamblea.

El Gobierno no favorecerá el pago del rescate, pero tampoco puede prohibir que se empleen medios humanitarios para salvar una vida humana, dijo ayer el vicepresidente del Gobierno, Alfonso Guerra, para explicar la postura del Gabinete en torno al secuestro de Miguel Ignacio Echeverría.Guerra, que acababa de mantener una entrevista de más de una, hora con el presidente del Gobierno, en el despacho que Felipe Gopnzález tiene en el Congreso de los Diputados, añadió que razones de tipo humanitario inducen a poner todos los medios para salvar una vida. "Pero el problema es si es lícito considerar o no el tema aisladamente. También sucede que los mismos que han pagado el impuesto revolucionario sufren la violencia", añadió.

Alfonso Guerra, según informa Europa Press, se mantuvo en las tesis de que las medidas débiles no conducen a ningún sitio. "Todos debemos aprender la lección de que medidas de debilidad lo único que aportan es más debilidad todavía, porque se secuestra también a quien paga el impuesto revolucionario".

El vicepresidente del Gobierno destacó asimismo que no se ha valorado suficientemente la colaboración ciudadana para conseguir la liberación del industrial Saturnino Orbegozo. "Se ha resaltado poco, incluso en los medios informativos, que Orbegozo salió liberado porque un ciudadano dio la cara, y se arriesgó a comunicar la existencia de algunos datos extraños en torno a una cabaña", dijo Alfonso Guerra.

Preguntado sobre si la situación actual es de un pulso de la organización terrorista ETA contra el Gobierno, Guerra respondió: "No creo que haya un pulso de ETA al Gobierno. Yo no comparto la opinión de que un grupo terrorista pueda acabar con el Estado. Lo único que digo es que son unos gangsters, que no tienen razones ideológicas, ni están echando ningún tipo de pulso".

El ministro del Interior, José Barrionuevo, que también se reunió con Felipe González en su despacho del Congreso, dijo que el Gobierno "no va a admitir ninguna acción contraria a la ley, la haga quien la haga, con la denominación que se quiera. Lo que queremos es que se respete la ley, y esa es la denominación que vamos a implantar".

El Ministerio del Interior hizo pública ayer una nota y aclara que la postura de este Departamento se limita a mantener su firme decisión de impedir, por todos los medios policiales a su alcance, y al amparo de la legislación vigente, que pueda ser satisfecho el rescate que soliciten los secuestradores". "Asimismo, se reitera el llamamiento del Ministerio del Interior a la colaboración ciudadana, para que cualquier indicio que pudiera conducir a la identificación y localización de los secuestradores sea puesto en conocimiento de cualquier comisaría de policía o comandancia de la Guardia Civil".

Por su parte, el delegado del Gobierno en el País Vasco, Ramón Jaúregui, hizo público ayer un comunicado sobre el secuestro de Miguel Ignacio Echeverría, en el que hace un llamamiento "a no permanecer impasibles ante este tipo de actos" y solicita la colaboración de los ciudadanos.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 12 de enero de 1983