El TEC estrena 'Aquí no paga nadie', una farsa de Darío Fo sobre la sociedad de consumo

La compañía Teatro Estable Castellano (TEC) presenta en el teatro Lara, de Madrid, la obra Aquí no paga nadie, del dramaturgo italiano Darío Fo. Ayer y hoy realizan sesiones de preestreno, y el próximo martes será el corte oficial. La pieza es una disparatada farsa sobre la sociedad de consumo, pero, como señala su director, José Carlos Plaza, tiene su fuerte mensaje político dirigido al pueblo y a los políticos, en particular los comunistas.

La obra Aquí no paga nadie parte de la base de un pequeño robo en un supermercado italiano, y al poco tiempo de su estreno fue culpado de provocar una oleada de pequeños robos en supermercados italianos. También la obra pide cambios en los partidos comunistas europeos, pero hasta ahora no se tiene noticia de que se haya tenido efecto."Con esta obra, Fo quiso hacer una sacudida al Partido Comunista italiano", señala el director, José Carlos Plaza; "yo la he elegido para que el Partido Comunista español abra los ojos ante la realidad de las clases trabajadoras. No puede separarse de estas clases con una política de poder, de arriba abajo, de medias tintas".

Sin embargo, Plaza deja bien claro que la pieza está hecha con todo amor hacia los comunistas, con cariño, y el Miismo se describe como militante. Se identifica con uno de los personajes de la obra que expresa su fe en los sindicatos, "pero cuando los sindicatos se mueven por nuestras necesidades".

Vehículos de tan fuertes sentimientos es -como casi toda la creación de Fo- una obra aparentemente todo lo contrario: loca, disparatada, una farsa con distorsiones y situaciones exageradas Tiene elementos del teatro de la calle italiano, de vodevil, de la tradición del juguete cómico español, con sus personajes populares y situaciones simples y divertidas.

Aquí no paga nadie cuenta la aventura de una familia obrera de Milán: se han dedicado con tanto ahínco a trabajar y consumir, y suben tanto los precios, que no tienen dinero para comer. Así que, la mujer roba cometibles en un supermercado, le persigue la policía, mete los comestibles debajo de las faldas, como si estuviera embarazada, su marido se lo cree...

Fondo trágico

Toda la cultura que va contigo te espera aquí.
Suscríbete

Y eso sólo es el comienzo. "Pero hay un fondo trágico", dice Plaza, "como en todas las buenas farsas: respetar un orden que está mal es indigno para el ser humano. Vivir en orden y paz no es bueno si no se vive de verdad".Para Plaza, cuyo último éxito como director es Las bicicletas son para el verano, de Fernán-Gómez, no hay ningún conflicto entre política y teatro. "Al revés: yo diría que todo teatro es político, cualquier obra lleva un mensaje político de convivencia y comportamiento. Sí no llega a la manipulación, el teatro es un importante medio de comunicación en este sentido".

En efecto, el autor de esta obra tiene un compromiso político total. Como autor, director y actor, Fo ha dado a conocer su mundo tragicómico en fábricas y cárceles desde hace décadas, arremetiendo contra lo que considera los fallos del Estado, de las ideologías, de las personas. Cuando su Misterio bufo (que él mismo representó hace poco en el teatro Español) iba a ser presentado en la televisión italiana, el Vaticano reaccionó con "estupor e indignación" ante la irreverente visión de los pontífices y la religión.

Fo será también uno de los autores extranjeros vivos más re presentados últimamente en España. Muerte accidental de un anarquista tuvo mucho éxito en Barcelona, aunque menos en Madrid; La mueca del miedo fue representada por el grupo Tábano, y Dos pistolas, por La Favorita.

"Este interés de pequeños grupos españoles por Fo se debe, en parte, porque él habla de problemas actuales, en un Ienguaje muy divertido y directa, también se ocupa de gente joven", dice Plaza. Y es dentro de esta corriente donde se sitúa el grupo Teatro Estable Castellano (TEC), fundado en 1978.

"Es uno de los intentos de hacer teatro estable, de repertorio", explica. "Somos unos actores y directores de común estética e ideas políticas, más bien progresistas, que buscamos un cambio de sociedad a través de la cultura, de investigación y experiencias teatrales. Este grupo pretende ser un tipo de escuela-laboratorio del teatro".

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS