_
_
_
_

El Gobierno británico prohibe que visiten Londres miembros del Sinn Fein Provisional

Andrés Ortega

Apoyándose en la legislación antiterrorista vigente, el ministro del Interior británico, William Whitelaw, ha prohibido la visita a Londres de tres miembros del Sinn Fein Provisional -la rama política del Ejército Republicano Irlandés (IRA) Provisional-, que habían sido invitados para el 14 de diciembre a la capital británica por veintiséis concejales laboristas del Ayuntamiento.

La decisión llegó después de tres días de polémicas y un atentado en la noche del lunes, reivindicado por el Ejército Irlandés de Liberación Nacional (INLA), que se cobró la vida de once soldados y cinco civiles en una discoteca norirlandesa.En una declaración escrita, el INLA amenazó ayer con llevar a cabo nuevos atentados igualmente sangrientos si las autoridades no dejaban de maltratar a las presas republicanas en la cárcel de mujeres de Armagh.

El INLA señaló que había avisado de que los soldados británicos no debían ser atendidos en la discoteca-bar de Ballyketty, cerca de Londonderry, donde el lunes esta organización hizo estallar una bomba.

Los tres invitados a Londres eran Gerry Adamd, vicepresidente de Sinn Fein; Danny Morrison y Martin McGuinnes, diputados tras las elecciones en octubre para una asamblea local en Irlanda del Norte, que tanto el Sinn Fein como los católicos, moderados decidieron boicotear. Los tres gozan de la nacionalidad británica.

Interrogante laborista

"¿Si el Gobierno asegura que los representantes del Sinn Fein están implicados en terrorismo, por qué no han sido arrestados?¿Por qué pueden andar por las calles de Irlanda del Norte, pero no por las de Londres?", preguntó el líder laborista del Ayuntamiento, Ken Livingstone.

Conocer lo que pasa fuera, es entender lo que pasará dentro, no te pierdas nada.
SIGUE LEYENDO

El Sinn Fein invito ayer a Livingstone a visitar Belfast "para que pueda ver directamente la guerra que libra el Ejército de su Gobierno en Irlanda". Sin fijar una fecha precisa, Linvingstone aceptó la invitación.

El líder del Partido Laborista, Michael Foot, no criticó ayer la decisión del Gobierno, pero si la ley sobre la que se basaba. Apuntando negativamente que "leyes distintas se aplican a distinta gente", lo cual refuerza "el sentido de agravio en Irlanda del Norte".

Harold McCusker, parlamentario protestante norirlandés, calificó la decisión gubernamental de pasmosa hipocresía. El ministro del Interior firmó, a instancias de Scoltland Yard, la orden de exclusión a última hora del miércoles, cuando aún estaba crecida la marea de indignación, contra el atentado del lunes. Los primeros entierros de las víctimas, entre ellas un muchacho de dieciete años de edad, tuvieron ayer lugar en el Ulster. Nueve personas siguen en estado "muy grave". Los 10.000 soldados británicos en la provincia están aún acuartelaos y la policía continúa sus; pesquisas para encontrar a los responsables.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
_
_