Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Más de mil muertos por asfixia en Afganistán por una reacción equivocada del ejército soviético

Más de mil personas, entre las que figuran setecientos soldados soviéticos y cientos de civiles afganos, murieron la semana pasada asfixiados en el túnel de Salang, principal vía de comunicación entre Kabul y el norte del país, según informaron en Islamabad fuentes diplomáticas occidentales. Se trata de la mayor catástrofe ocurrida en carretera en Afganistán.

El accidente tuvo lugar el 2 o el 3 de noviembre. Las mencionadas fuentes diplomáticas, que recogen varias versiones de la tragedia que circulan por Kabul, un camión cisterna repleto de combustible chocó con el vehículo que encabezaba un convoy militar soviético procedente del Norte. El encontronazo se produjo en el túnel de Salang, en la cordillera de Hindukuch, a 3.363 metros de altura.

A consecuencia de este choque numerosos vehículos colisionaron en el túnel, cuya longitud es de 2,6 kilómetros y que tiene 5,2 metros de anchura.

Los soviéticos creyeron que se trataba de una operación guerrillera y bloquearon inmediatamente los dos accesos al túnel. El oxígeno faltó rápidamente consumido por las llamas del incendio provocado por el accidente y porque numerosos automovilistas dejaron los motores encendidos para protegerse del frío dentro de los coches.

Las fuentes diplomáticas anteriormente citadas estiman que setecientos soldados soviéticos que viajaban en el convoy fallecieron y otros doscientos resultaron heridos. Las pérdidas civiles afganas oscilan, según las estimaciones, entre cuatrocientas y 2.000 personas, a las que hay que añadir doscientos heridos.

Todo Kabul está de luto

Todo Kabul está en luto. Los diplomáticos afirman que numerosos habitantes de la capital afgana conocen a alguna de las víctimas. La única indicación oficial sobre la catástrofe ha sido proporcionada por los boletines necrológicos difundidos por la emisora oficial Radio Kabul, ahora más largos. Diplomáticos soviéticos y afganos intérrogados ayer en Islamabad aseguraron ignorar todo acerca de este asunto.Una fuente cercana a la resistencia afgana confirmó ayer desde Peshawar, en el oeste de Pakistán, la versión proporcionada por los diplomáticos, pero precisó que en total tres camiones cisterna ardieron en el túnel, por el que también circulaban en el momento del accidente una treintena de vehículos civiles, incluidos varios autocares repletos de pasajeros. Una información de fuentes islámicas de Jellalabad, en el esté de Afganistán, se hacía eco de la muerte de 450 soldados soviéticos y de "varios centenares" de civiles afganos.

Numerosos aviones han aterrizado día y noche en Kabul, desde hace una semana, transportando presumiblemente los cadáveres de las víctimas y los supervivientes, señalan también las fuentes diplomáticas occidentales. En Kabul circulan también rumores según los cuales se produjeron disparos en el túnel.

Por último, los diplomáticos señalaron que un militar soviético fue desplazado hasta el lugar de los hechos para llevar a cabo una investigación sobre lo ocurrido y se enfrentó verbalmente con un oficial soviético sospechoso de haber ordenado bloquear las salidas del túnel tras producirse el accidente. Ambos hombres Volaron a continuación en un helicóptero con destino a un lugar desconocido.

El túnel de Salang, construido por los soviéticos, está a unos 150 kilómetros al norte de Kabul y presenta la ventaja de permitir evitar pasar por el puerto del mismo nombre, en plena cordillera de Hindukuch.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 10 de noviembre de 1982

Más información

  • Militares de la URSS cerraron las salidas de un túnel