Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Un fuerte temporal de lluvia y viento provoca inundaciones en varias regiones de España

Un fuerte temporal de lluvia y viento afecta desde la noche del sábado a diversas zonas de España, especialmente las del norte -entre ellas sobre todo Cataluña- y Andalucía, en el sur. Dos marineros resultaron muertos en Isla Cristina (Huelva), al zozobrar un pesquero que no pudo llegar a puerto. En el País Vasco y Navarra el viento alcanzó velocidades superiores a los cien kilómetros por hora, y en Madrid el viento y la intensa lluvia provocaron numerosas inundaciones y la caída de cornisas, árboles y farolas. La situación es especialmente grave en la provincia de Lérida, donde se han producido desbordamientos de ríos y se teme por la vida de cuatro personas que ocupaban una masía en Adrall.

La tempestad y las intensas lluvias que desde la noche del sábado afectan a diversas zonas de Cataluña, provocaron ayer graves inundaciones en la zona norte de la provincia de Lérida, donde la pequeña localidad de, Senterrada hubo de ser evacuada al desbordarse el río Flamisell, afluente del Noguera Pallaresa. Se teme que existan víctimas, ya que anoche no se tenían noticias de cuatro personas que ocupaban una masía emplazada en las márgenes del río Segre, a la altura de la localidad leridana de Adrall. La tormenta ha causado la incomunicación de Andorra con España, al desbordarse el río Valira.La localidad de Pont de Claverol, cercana a la población leridense de Pobla de Segur, hubo de ser evacuada anoche ante la fuerte crecida del caudaloso río Noguera Pallaresa. Gran parte de la zona norte de la provincia de Lérida se encontraba anoche en estado de alerta y varias carreteras de la zona estaban cortadas.

Un fuerte temporal de agua-nieve y vientos huracanados asoló también la pequeña población andorrana del Pas de la Casa, de 800 habitantes, que sufrió daños materiales muy graves. En esta localidad, situada en la frontera francesa de Andorra, un espectacular vendaval arrasó en la madrugada de ayer los tejados de cuatro hoteles, un supermercado y varios inmuebles. La inundación producida por la intensa lluvia afectó a centenares de pisos y comercios. La calle Mayor permaneció cerrada al tránsito durante todo el día de ayer y ventanas y rótulos aparecían destrozados. Escombros, letreros derribados y trozos de tejados eran anoche el panorama de la ciudad.

Páginas 23 y 25

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 8 de noviembre de 1982

Más información

  • El norte de Cataluña, gravemente afectado