La Capitanía General de Cataluña reformará en profundidad sus servicios de información

Los máximos responsables de la Capitanía General de la IV Región Militar, con sede en Barcelona, han abierto una investigación para determinar las responsabilidades de las personas implicadas en los trasvases irregulares de informaciones entre la policía y servicios de información militares, y entre éstos y sectores de la ultraderecha, de los que dio noticia este diario en su edición del martes.Fuentes próximas a la citada Capitanía General de Cataluña confirmaron que existe, por parte de la autoridad militar, el propósito firme de proceder a una reforma en profundidad tanto de la Segunda Sección de Estado Mayor, como del Centro Superior de Información de la Defensa (CESID) de la misma Región Militar y que supondrá "una reestructuración drástica de métodos y una amplia renovación de personas".

Los cambios supondrán, asimismo, la atribución de la responsabilidad de estos servicios a jefes y oficiales que "respeten y acaten la Constitución" y la remoción de aquellos otros significados por sus vinculaciones con ambientes ultras y con grupos abiertamente contrarios a la legalidad vigente.

Fruto del conocimiento de estas deficiencias serían los diversos cambios introducidos hasta el momento y que han afectado ya a varias personas, entre las que se encuentra el comisario Carlos Clavero Fernández, de 65 años de edad, que permanecía agregado a la Segunda Sección de Estado Mayor, pese a que se había jubilado por el conducto reglamentario hace más de dos años.

Entre las personalidades conocidas por sus simpatías hacia la extrema derecha y que permanecieron en puestos de responsabilidad de los servicios informativos, se encuentra el comandante de Ingenieros Carmelo Lezana Ibáñez, de 48 años, uno de los responsables de la Segunda Sección de Estado Mayor, quien no se recata en expresar sus convicciones catastrofistas, calcadas de los editoriales de El Alcázar, en las charlas regulares que imparte a los responsables de información de las distintas unidades.

El comandante Lezana mantiene una íntima amistad con el teniente de navío Carrero, sobrino del ex presidente del Gobierno del mismo apellido, asesinado por ETA. El teniente de navío Carrero, a su vez, es conocido por haber desempeñado cargos de responsabilidad en el Servicio de Información de la Armada (SIA) y ha permanecido durante años destinado en las dependencias centrales del Sector Naval de Cataluña, con sede en Barcelona.

Por su parte, en el CESID se ha mantenido la presencia del comandante de Ingenieros José Barbeito Taboada, de 45 años, oficialmente destinado en la Subsecretaría del Ministerio de Defensa y considerado uno de los máximos responsables de este organismo en Cataluña, quien comparte las simpatías de los anteriores.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

Regístrate gratis para seguir leyendo

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS