Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
SANIDAD

Crece el temor en Estados Unidos ante nuevos casos de medicamentos envenenados

Las autoridades federales de Estados Unidos están poniendo a punto una nueva reglamentación sobre el embalaje que deben llevar los medicamentos que se expenden sin receta, como reacción a la ola de envenenamientos que se están produciendo en el país. El asunto de las cápsulas envenenadas del conocido analgésico Tylenol, que causó siete muertes hace ahora un mes, ha provocado, al parecer por imitación, nuevos casos de medicamentos y alimentos envenenados que han sembrado la alarma en todo el país.En los dos últimos días se ha descubierto raticida, cloruro mercúrico y cianuro en analgésicos a los que cualquiera tiene acceso y que han puesto al borde de la muerte a un hombre de 33 años y posiblemente también a una mujer. Una de las nuevas víctimas, William Sinkovic, ingresó ayer en el hospital de Denver (Estado de Colorado) en estado crítico después de tomar tres cápsulas del calmante Excedrin que contenían cloruro de mercurio, un compuesto químico utilizado en las pilas eléctricas.

Las autoridades de Grand Junction, a trescientos kilómetros de Denver, han anunciado el hallazgo de un frasco de cápsulas de otro analgésico, Anacin, que contenía raticida. En esta misma ciudad, hace dos semanas, un hombre estuvo a punto de quedarse ciego tras utilizar un colirio contaminado con ácido clorhídrico, y los supermercados han retirado unas tartas congeladas de determinada marca después de que en una de ellas apareciera una cápsula de tranquilizante.

En cuanto al caso Tylenol, las pesquisas policiales se centran ahora en un hombre llamado Roger Arnold, que, según la policía, dispuso de cianuro hasta el mes de agosto, amenazó a su esposa con matarla a base de cápsulas de cianuro y trabajó en una tienda de alimentación desde donde se distribuyeron partidas de Tylenol.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 28 de octubre de 1982