Catastrófica situación en las zonas afectadas por las inundaciones

El Gobierno aprueba créditos especiales y ayudas a fondo perdido para paliar la catástrofe

La declaración de zona catastrófica del área siniestrada, la reparación urgente de la infraestructura de servicios, la concesión de ayudas a fondo perdido a personas y entidades damnificadas, la indemnización de todos los bienes asegurados y la concesión de créditos muy favorables son algunas de las medidas contenidas en el decreto-ley aprobado ayer por el Consejo de Ministros para paliar los daños ocasionados por las inundaciones en las provincias de Valencia, Alicante, Murcia y Albacete, de las que dieron cuenta en conferencia de Prensa Juan Antonio Garcia Díez, vicepresidente del Gobierno para Asuntos Económicos, y Juan José Rosón, ministro del Interior.

Mañana, el presidente del Gobierno, Leopoldo Calvo Sotelo, junto con García Díez, se trasladará a Valencia para evaluar sobre el terreno los daños. El subsecretario de Interior, Juan José Izarra, coordinará toda la asistencia de la Administración a la zona damnificada. Las ayudas aprobadas por el Gobierno serán incrementadas en función de una posterior evaluación detallada de las necesidades de la, zona siniestrada, que todavía no ha podido ser realizada.El Consejo ha aprobado también la declaración de zonas especiales del IRIYDA (Instituto Na cional de Reforma y Desarrollo Agrario) por parte del Ministerio de Agricultura, para que proceda al restablecimiento de las acequias. Las ayudas que se concederán, a fondo perdido y con la mayor rapidez, a las personas y empresas más afectadas tendrán un tope de 250.000 pesetas. También se agilizará al máximo la reparación de los servicios de infraestructura dañados, lo que se costeará en principio con los remanentes presupuestarios. Todos los bienes dañados que se encontraran asegurados serán indemnizados a la mayor brevedad por el Consorcio de Compensación de Seguros, con cargo a un remanente de 20.000 millones de pesetas. También se ha aprobado la concesión de créditos a través del Instituto de Crédito Oficial, a un 7% de interés y a devolver en 6 años y 2 de carencia, para reconstrucción de industrias, comercios, viviendas, agricultura, corporaciones locales, etcétera. Aunque no existe una cifra tope de créditos, el vicepresisente para Asuntos Económicos adelantó que inmediatamente se movilizarán 10.000 millones. Al margen de la posible concertación con entidades financieras de estos créditos, las cajas de ahorro concederán créditos individuales de hasta dos millones de pesetas, a devolver en diez años con un 11 % de interés, para la recuperación de enseres. El Fondo de Desempleo concentrará su labor en las framilias afectadas que carezcan de todo tipo de ingresos, en tanto que el Fondo de Protección al Trabajo ayudará a las cooperativas y sociedades damnificadas.

El Ministerio de Obras Públicas ha sido autorizado para la adquisición de viviendas de protección oficial y re acondicionamiento de viviendas con destino a los damnificados. También se han aprobado moratorias crediticias y diversas exenciones fiscales. Entre tanto, se encomienda a las comisiones pro vinciales del Gobierno para que evalúen el alcance real de los da flos con el fin de arbitrar las canti dades necesarias.

Por su parte, el ministro del Interior recalcó la intención guber namental de que no se pospongan las elecciones en la zona siniestrada y elogió el comportamiento de cuantos organismos y fuerzas han intervenido en la labor de asistencia a la zona damnificada. Rosón insistió en que la prontitud con que se actuó evitó una auténtica catástrofe nacional. Descartó que la tragedia pudiera haber sido prevista por el Gobierno, ya que las precipitaciones superaron las previsiones meteorológicas.

También resaltó la ayuda enviada por diversas provincias a través de sus respectivos gobiernos civiles, así como las ofertas de ayudas realizadas por numerosos países y organismos internacionales, declinadas hasta el momento. Finalmente hizo un rápido repaso de las diversas actuaciones ministeriales tendentes al restablecimiento de la normalidad en la zona siniestrada.

* Este artículo apareció en la edición impresa del sábado, 23 de octubre de 1982.

Se adhiere a los criterios de
Lo más visto en...Top 50