Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Atentado frustrado contra la Delegación del Gobierno en el País Vasco

La residencia oficial del delegado del Gobierno en el País Vasco, en Vitoria, fue objeto en la mañana de ayer de un atentado fallido, al ser disparada desde una altura príxima una granada, que en su trayectoria chocó con una farola y se desvió. Horas antes de que esto ocurriera, un vecino de Tolosa fue herido gravemente en un control de la Guardia Civil en Lasarte (Guipuzcoa). Por la noche, otras dos personas resultaron muertas en un control de la Policía Nacional en Vitoria.

La granada lanzada contra la Delegación del Gobierno en el País Vasco -se calcula que a unos seiscientos metros de distancia- no hizo impacto en el edificio porque en su trayectoria chocó con una farola y se desvió hacia un edificio donde está ubicada una peña vitoriana, en donde produjo daños de escasa importancia.De madrugada, en un control instalado por la Guardia Civil en la carretera Nacional I, a la altura de Lasarte, fue gravemente herido un vecino de Tolosa Marcelo Garzeindia Allerdi, de 37 años de edad, casado y con tres hijos. El herido fue alcanzado por cinco disparos, uno de los cuales le afecó al tórax.

Según la versión de la Guardia Civil, Marcelo Garzeindia fue visto por miembros de ese cuerpo en las inmediaciones del control, con botas de agua y una linterna. Los guardias le dieron el alto al parecerles sospechosa su conducta, pero Garzeindia se dio a la fuga en un coche, haciendo caso omiso del disparo de advertencia hecho al aire.

Sin embargo, la propia víctima dijo ayer a sus familiares que los disparos se produjeron cuando se disponía a seguir viaje a San Sebastián, después de haberse detenido en el arcén de la carretera para orinar. Garzeindia niega que se le diera el alto y afirma que no oyó ningún disparo de advertencia.

El herido fue ingresado prácticamente desangrado y sin pulso en la Cruz Roja de San Sebastián. Poco después del suceso, la Guardia Civil efectuó un registro en el domicilio de Garzeindia en Tolosa, al parecer sin resultados.

Ayer por la noche, en el barrio vitoriano de Gamarra, situado en las afueras de la ciudad, dos personas fallecieron a consecuencia de los disparos efectuados por efectivos de la Policía Nacional, en un control de carretera cuyas indicaciones no atendieron las víctimas, según fuentes oficiales.

Se trata de Victoriano Aguiriano, que conducía un Seat 127, y su acompañante, María Angeles Barandiarán. En el interior del vehículo se encontraron siete cajones de tabaco rubio americano, conteniendo 3.500 cajetillas, y veinte cajas de puros. Aguiriano había sido detenido el 8 de septiembre pasado, aunque logró fugarse.

Página 18

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 17 de octubre de 1982

Más información

  • Dos muertos y un herido grave en distintos controles policiales de Euskadi