Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Saporta no tendrá que pagar facturas del Mundial-82

La posibilidad de que quedaran en entredicho una serie de gastos del Campeonato del Mundo de Fútbol, sobre todo unas partidas directamente relacionadas con Raimundo Saporta, quedó descartada ayer de forma oficial, hecho que resultó poco convincente por la forma en que se llevó a cabo el anuncio. Una reunión celebrada en la noche del martes en casa de Anselmo López sirvió para intentar conciliar a las partes que estaban enfrentadas. Sólo un hecho quedaba fuera de toda duda, y es que el Ministerio de Hacienda no daría una peseta más para el Mundial 82. Al final se acordó dar validez a estos gastos y cubrirlos económicamente con ciertas cantidades que habían sobrado en algunas de las sedes. De no haber sobrado este dinero, Raimundo Saporta hubiera tenido que pagar de su bolsillo. En definitiva, y de una forma oficial, el Mundial 82 costó 639 millones más de lo previsto.Dado el fracaso deportivo del campeonato, el Gobierno, a través del Ministerio de Hacienda, decidió cerrar lo antes posible este capítulo y dejar las cuentas dispuestas para que pudiera presentarse oficialmente el resultado final de dicho torneo. La fecha prevista es la del 30 de octubre, momento en el que se ofrecerán las cuentas y se pasará a la disolución del Real Comité Organizador. Ayer, por tanto, se celebró, en una sala del Consejo Superior de Deportes, una reunión preparatoria del último Pleno, reunión que no fue comunicada oficialmente a los medios informativos y en la que se intentó no celebrar una conferencia de prensa. En la misma se iban a tratar sobre 60 millones de pesetas, cuyo empleo no había pasado por los trámites adecuados y quedaba la posibilidad de que Raimundo Saporta tuviera que pagar personalmente altas cantidades de dinero para cubrir esos gastos.

Finalizada la reunión, que comenzó a las 10.30 horas y terminó pasada la una del mediodía, Raimundo Saporta salió con una sonrisa de circunstancias manifestando que "señores, no hay rueda de prensa hasta el próximo día 31. Hablen con el señor Cazorla, que es el señor del dinero". El gesto de Saporta, despectivo, mientras cruzaba ya la puerta de salida de la sede del Consejo Superior de Deportes, fue respondido por Luis María Cazorla, representante del Ministerio de Hacienda en el Real Comité: "el señor Saporta es el señor del Mundial, es él quien lo sabe todo", respuesta realizada en tono poco cordial y ante la presencia de quienes salían de la sala. Finalmente, Luis María Cazorla accedió a realizar algunas declaraciones, en las que manifestó que la reunión había transcurrido en un tono "cordial", que las citadas facturas estaban ya justificadas y que no había ningún problema económico.

Sin embargo, y ante la posibilidad de que Raimundo Saporta pudiera versé implicado en un escándalo público de la proporción de tener que hacerse responsable personal de unos gastos del Mundial, puesto que estaba claro que ciertos gastos relativos a comidas y regalos ¡lo estaban justificados, ni se tuvo el oportuno conocimiento de ellos por parte del Interventor de Hacienda, se celebró en la noche del martes una reunión en el domicilio de Anselmo López. A ella asistieron, Raimundo Saporta, Pablo Porta y Luis María Cazorla y en ella se intentó conciliar a las partes.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 10 de septiembre de 1982

Más información

  • El campeonato no dará beneficios y costó 639 millones de pesetas más de lo previsto