Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
ANDALUCIA

Fuerte polémica por la construcción de un puerto deportivo en la bahía de Cádiz

El proyecto para construir en El Puerto de Santa María (Cádiz) de uno de los mayores puertos deportivos de Europa ha desatado una fuerte polémica. Los promotores de Puerto Sherry, que así se llamaría, están dispuestos a invertir 5.000 millones a fin de crear espacio para 3.000 embarcaciones de recreo, y ofrecen 1.200 puestos de trabajo durante varios años, lo que remediaría en gran parte el elevado índice de paro en la ciudad. Su oferta incluye también una socialización del deporte náutico. "Un puerto deportivo para todos" es su eslogan de lanzamiento. Pero a este proyecto le han surgido detractores que argumentan razones políticas, urbanísticas, ecológicas y arqueológicas para oponerse a su construcción.

La Sociedad Anónima Marina del Puerto de Santa María promueve un proyecto en el que se ha apostado por la socialización del deporte náutico como su soporte económico fundamental. Afirman sus promotores que este puerto deportivo es de primera necesidad para España, ya que hay más de 400 kilómetros de litoral -desde Puerto Duquesa, en la Costa del Sol, hasta Vilamoura, en Portugal- en los no existe un puerto deportivo o refugio para las miles de embarcaciones que vienen de América hacia las costas mediterráneas. El puerto deportivo se construiría en una zona privilegiada, utilizando como base el fondo de rocas que actualmente forma una especie de puerto natural al abrigo de los fuertes vientos de la zona por la protección que le brindarían los controvertidos espigones del muelle comercial de El Puerto de Santa María.

Socializar el deporte náutico

Una vez construido el puerto deportivo, su infraestructura contaría con una marina seca con capacidad para un mínimo de 3.800 embarcaciones menores, un edificio social para el club náutico, unas amplias instalaciones deportivas, una marina a flote con capacidad para mil atraques y un puerto marinero construido sobre rellenos que piensa hacer la empresa constructora. Este último dato, junto con el de la adquisición de una finca colindante con el trozo de costa donde iría ubicado el puerto deportivo, no son mencionados en la propaganda distribuida por la empresa promotora.El proyecto hace hincapié en el hecho de que su rentabilidad económica está basada fundamentalmente en la socialización del deporte, mediante la cual, por un precio módico, todos tendrán posibilidad de disfrutar de las instalaciones. Pero el dato cierto es que la promotora construirá una urbanización en los terrenos ganados al mar y otra en la finca colindante, en donde dispone de más de 60.000 metros cuadrados para edificar.

El equipo redactor del Plan General de Ordenación Urbana de El Puerto de Santa María ha mostrado su oposición al proyecto a través de un informe que entregó a la corporación municipal. Para los miembros de este equipo resulta sorprendente que se prenteñda construir un puerto deportivo sin un soporte inmobiliario detrás, cuando -según manifestaron- se ha demostrado que sin este soporte cualquier puerto de este tipo resulta un montaje ruinoso. Por este motivo no creen en las afirmaciones de la empresa promotora y señalan que, en el fondo, el proyecto se engloba en el fenómeno de privatización de costas que viene súfriendo desde años atrás cierta parte del litoral de la bahía de Cádiz.

En este informe se detallan las consecuencias que la construcción del puerto deportivo podría acarrear en un futiiro cercano. Así,se indica la destrucción de unos ochocientos metros de costa, que ocasionaría la desaparición de las playas de La Colorada y de La Muralla y pondría en grave peligro la conservación de la de La Puntilla, que actualmente es la más asiduamente utilizada por los vecinos de El Puerto de Santa María. Esta playa quedaría encajonada entre los espigones del puerto deportivo y los del muelle comercial. Otra parte afectada serían los acantilados, en los que se aprecian al aire libre unos estratos geológicos que resumen más de tres millones de años. en la historia de la bahía y que quedarían destruídos por los rellenos. Twnbién se sostiene en el informe que la construcción del puerto deportivo exigiría un paseo márítimo desde la playa de La Puntilla y de una carretera de acceso que atravesase una zona cle pinares de alto valor ecológico.

A su vez, este proyecto entra en contradicción con los presupuestos del Documento de Coordinación del Planeamiento de la Bahía de Cádiz, elaborado por la Junta de Andalucía y asumido por lo municipios de la comarca. Por otra parte, el equipo redactor del Plan General de Organización Urbana sostiene que las consecuencias sociales del proyecto son bastante negativas, pues El Puerto de Santa María perdería sus playas más populares y, en otro sentido, la supuesta creación de tantos puestos de trabajo como se anuncia se considera como una maniobra demagógica de. cara a la opinión pública por parte de la empresa promotora.

Pero al proyecto Puerto Sherry se oponen también otras fuerzas sociales que se han integrado en una coordinadora para la defensa de las playas. Esgrimen estos opositores postulados políticos, sociológicos y ecológicos, e incluso resaltan la gran riqueza arqueológica que guarda la zona donde iría enclavado el puerto deportivo. Principalmente, la coordinadora denuncia el hecho de la privatización de la costa, que actualmente afecta al 35% del litoral portuense y que con la construcción del puerto deportivo ascendería al 44%. Las playas del término municipal ocupan una superficie que supera los catorce kilómetros.

El Ayuntamiento de El Puerto de Santa María, gobemado por un alcalde comunista, aún no se ha pronunciado en este tema. Oficialmente, la corporación no conoce la totalidad del proyecto, pero se muestra en buena disposición para entablar negociaciones con la empresa promotora.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 22 de agosto de 1982